Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Febrero 2019

|

Mastodontes

Por: EL INFORMADOR

ENTRE VERAS Y BROMAS              

Lo de menos sería ver pasar a los mastodontes azules a unos pasos de los edificios públicos más emblemáticos del Centro de Guadalajara. Total, eso sucedería cada cinco o 10 minutos. Lo peor, quizá, sería la descomunal cicatriz en pleno rostro de la ciudad...

—II—

Se trata del proyecto de hacer pasar la Línea 2 del Macrobús, la que uniría a los tradicionales cuatro municipios que integran la zona urbana —Zapopan, Guadalajara, Tlaquepaque y Tonalá—, precisamente por la avenida más emblemática de la ciudad... Basta transportar, imaginariamente, la nueva fisonomía de la Calzada Independencia —los carriles confinados, las estilizadas estaciones del nuevo sistema de transporte público, el sacrificio de los espacios destinados hasta ahora al transporte particular— a las avenidas Alcalde y 16 de Septiembre, para concordar, al menos en principio, con el director municipal de Obras Públicas de Guadalajara, Ricardo Oliveras Ureña, en que la precaria armonía que aún hay en la zona se vería gravemente afectada.

El proyecto de la Línea 2 del Macrobús contempla —ya se había informado hace meses— retirar los automóviles particulares de esa avenida, desde el Santuario o de San José —digamos— hasta San Francisco. Asimismo, se había convenido en la necesidad imperiosa de modificar rutas del transporte público para reducir el número de camiones que continuamente circulan por ahí... Sin embargo, los deficientes estudios de origen y destino presentados para avalar técnicamente el proyecto del Macrobús, no demuestran que éste pueda sustituir con ventajas a las rutas actuales de camiones, ni mucho menos convertirse en una opción que invite a dejar el automóvil particular.

Lo más diabólico del caso es que la propuesta de modificar la ruta proyectada para la Línea 2 del Macrobús, “uniéndola con la Línea 1 en la Calzada Independencia, a la altura de la Normal”, resultaría plausible... si la Normal estuviera cerca de la Calzada Independencia. Pero como “nones”...

—III—

La conclusión es desoladora: como la decisión de hacer pasar el Macrobús por el Centro de Guadalajara ya parece estar tomada, lo más probable es que la imagen de la ciudad se vea estropeada, sin remedio, por el capricho autoritario de apostarle a un sistema de transporte que quizá no sea la maravilla que se nos prometió. Pero ésas y peores cosas suceden cuando los destinos de la ciudad no están en manos de urbanistas, sino de burócratas.

Comentarios