Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Febrero 2019

|

Machetes

Por: EL INFORMADOR

ENTRE VERAS Y BROMAS             

Ofensas y estridencias... A ese punto, al que por desgracia suelen llegar los diferendos sobre asuntos de interés público en nuestro medio, toda vez que discutir —acción de razonar, argumentar, escuchar, etc.— es mucho más difícil que simplemente lanzar diatribas a los cuatro vientos, se ha llegado ya en el tema de la proyectada Línea 2 del Macrobús. Lo que entre los vecinos de la zona de Tesistán, al noroeste de la cabecera municipal de Zapopan, es legítima inquietud, válida preocupación por los perjuicios e incomodidades que la obra, primero, y la operación de la ruta, después, traerán consigo, en el otro extremo de la ciudad, en los rumbos de Loma Dorada, ha saltado de la franca oposición al terreno de las manifestaciones en la vía pública, con talante áspero y con lenguaje contaminado por insultos y amenazas.

—II—

Hay dudas... Las hay —sembradas, acaso, por los agitadores profesionales, especialistas en revolver las aguas del río a fin de generar la proverbial “ganancia de pescadores”— acerca de las implicaciones inmediatas del proyecto para los vecinos. Algunos de éstos han externado sus temores de que sería necesario ampliar la sección de la avenida Río Nilo y, en consecuencia, demoler parte de sus viviendas. Otros enarbolan las banderas ecológicas y se declaran defensores oficiosos de los árboles... La respuesta de la autoridad ha sido tímida y distante: declaraciones de que sólo se tiene el proyecto conceptual, pero aún no el proyecto ejecutivo de la obra; de que no habrá afectaciones directas para los particulares, etc.

Hay dudas, por otro lado, acerca de los beneficios tangibles del proyecto. Quienes circulan habitualmente por la Calzada Independencia e incluso muchos usuarios de la línea del Macrobús que opera desde hace casi tres meses, externan sus sospechas de que el sistema ha perjudicado a los más y beneficiado a los menos.

—III—

¿Sería demasiado pedir que la autoridad utilice sus mecanismos de “comunicación social” para “socializar” —como se dice en la jerga oficial— información veraz y oportuna acerca de sus proyectos?... ¿Sería posible que se evaluaran objetivamente y se pusieran a consideración de la opinión pública las bondades del Macrobús en su etapa inicial?...

Quizá por ahí habría que atajar el incipiente conflicto, porque lo que sigue, después de los gritos y sombrerazos, es —remember San Salvador Atenco...— la aparición de los machetes.

Lee También

Comentarios