Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 16 de Noviembre 2018

|

Los vacíos devoran

Por: EL INFORMADOR

En el país crecen los agujeros negros. Los vacíos de poder del Estado siguen abriendo espacios por donde los otros poderes se cuelan, se adueñan, se enseñorean. Las formas políticas que han prevalecido en los últimos años, han perforado al Estado, pero el Estado en los últimos cuatro sexenios se ha dejado perforar… Hoy, el cedazo es rejilla abierta que todo permite, que deja cabida a todo. La delincuencia organizada en todas sus formas, desde el narcotráfico hasta los delitos llamados comunes, pululan dañando el tejido social, lastimando la vida cotidiana de la población. Periodistas, amas de casa, empleados, choferes, campesinos, todos puestos en la picota del crimen. Y el Estado… en una  imagen de engarrotamiento de la que no se puede desprender. ¿Ignorancia? ¿Corrupción?  ¿Incapacidad? Todo suma en esta resta continua que se ha vuelto ya la vida de los mexicanos.

Y mientras la población es presa de todo tipo de violencias, desde la económica hasta la criminal, los partidos se expanden en disputas, en jaloneos y divisiones para la obtención de intereses, no los de la ciudadanía, no los de quienes son la fuente de su ejercicio, no los de quienes son venero de su presupuesto. Y mientras los partidos… el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) alerta del serio peligro de que el crimen organizado penetre las campañas electorales de 2009.

Y mientras los asaltos se hacen cotidianos, los asesinatos continuos y los secuestros sangran la vida de familias, hay legisladores —demasiados— que negocian elecciones, comisiones, ganancias, candidatos. Figuras como recién salidas de un spa que están ya haciendo fila para ser el siguiente. Y la sociedad que aún espera que el actual cumpla con un poco, por lo menos un poco de lo que ofreció.

Voceros estadounidenses erigidos como portavoz en este llano, llamas que atizan a la población, otra vez en la ausencia de un Estado que no atina, que no responde. La realidad lo rebasa.

Y la ciudadanía, que ha hecho su parte a cabalidad, reclama, pero su voz se pierde en el erial del abandono, y su llanto se estrella contra la insensibilidad de las instituciones. El poder del Estado le queda tan lejos, está tan cerrado… aislamiento que rompe el necesario vínculo entre gobernados y gobernantes, sabia que debiera fluir para enfrentarlo todo en haceres democráticos donde la lucha contra la delincuencia se puede dar. Si sólo quisieran…si sólo supieran.

No, gobernar no resultó ser fácil, no resultó tarea sencilla; ser y asumir el mando de un Gobierno es mucho más complejo de lo que la publicidad electorera les vendió como un espejismo habitable.

¿Por dónde empezar?, se preguntan… y la sociedad les responde: por recuperar el vínculo, por restablecer los lazos, por comunicarse, por resarcir las rasgaduras con un poco de verdad, por llenar los espacios dejados con un poco de Constitución, por tapar los huecos con un poco de gobernabilidad, por dejar la inmovilidad ayudados por un poco de democracia para no ser devorados por los agujeros negros de la violencia.

LOURDES BUENO / Investigadora de la UdeG.
Correo electrónico: lourdesbueno03@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios