Sábado, 02 de Marzo 2024

LO ÚLTIMO DE

|

Los “duros” en la transición

Por: EL INFORMADOR

Uno de los aspectos que más se han resaltado del triunfo obtenido por los candidatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en las elecciones del 5 de julio para los ayuntamientos de la Zona Metropolitana de Guadalajara, es que entre sus atributos está la juventud.

Los futuros alcaldes Aristóteles Sandoval, Héctor Vielma y Miguel Castro llegarán a sus cargos el primero de enero en Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque, respectivamente, como baluartes de una nueva generación de políticos priistas que tendría en sus manos la posibilidad de renovar usos y costumbres, de sanear la administración pública, de diseñar proyectos y desplegar estrategias de acción que ayuden a desterrar prácticas de corrupción, amiguismo y clientelismo que han sido el sello distintivo de su partido durante décadas.

Hay que concederles, como se estila decir, el beneficio de la duda. Probablemente ninguno de los tres sea una lumbrera ni cuente con la experiencia suficiente como para remontar en menos de tres meses el handicap que han dejado las administraciones municipales de su propio partido, y las que recientemente han encabezado políticos del Partido Acción Nacional (PAN).

Pero ya estamos muy cerca de conocer los equipos de colaboradores de los que se van a rodear los munícipes electos, como para tener una idea más precisa de si serán capaces de contar con los mejores en sus puestos, o continuarán con los gobiernos de cuates y de cuotas, como diría un encumbrado legislador priista.

Hay noticias de que en los procesos de transición que han llevado adelante las administraciones salientes y entrantes, han estado técnicos y especialistas capaces en ciertas áreas de la administración pública, pero también se han venido perfilando personajes que representan a los que suelen denominar como “los duros”, ésos que suelen llegar avasallando, imponiendo visiones, marcando territorios, buscando revanchas y apartando lugares para sí mismos y para los suyos, o para sus padrinos políticos.

Cuentan, como anécdota ilustradora, que ha habido casos en que la cabeza del equipo, los alcaldes electos, muestran una amplia disposición a dialogar, a explorar los espacios de la administración municipal, a compartir proyectos y visiones, pero detrás de ellos aparecen los que todo lo cuestionan, los que descalifican cualquier idea que se ponga sobre la mesa, los que escudriñan desde ahora en el más recóndito cajón o escritorio en busca de “evidencias” de actos en los que presumen ha habido corrupción por parte de quienes todavía gobiernan.

Es compromiso de los que llegan el revisar, analizar y cuestionar, para no cometer los mismos errores, y mal harían en hacerse los desentendidos o incurrir en complicidades; pero hay que evitar que los “duros” destruyan hasta lo poco bueno que se haya hecho hasta ahora.

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones