Miércoles, 22 de Enero 2020
|

Los comicios: un espejismo

Por: EL INFORMADOR

Lo que sigue son comentarios a una inquietante entrevista realizada al escritor Carlos Montemayor (1947...), quien, entre otros asuntos, apuntó: “La guerra civil, los alzamientos armados, las rebeliones, los movimientos guerrilleros han sido siempre considerados por el Gobierno mexicano, priista o panista, como delincuencia. La criminalización de la inconformidad social ha conducido a una cerrazón total de la comprensión hacia esos movimientos; por lo tanto, el surgimiento de una guerra social sería un trastocamiento no sólo de la estructura política del país, sino de la inercia de conceptualización política de la inconformidad social en México. Esta resistencia retórica del país nos impide comprender a qué grado la crisis del narcotráfico y de las organizaciones guerrilleras en México, constituyen ya un preámbulo de guerra civil”.

Lo anterior podría pasar como una opinión más, de no ser porque Montemayor es experto en lenguas indígenas, tiene una excelente obra narrativa, poética y sus ensayos son determinantes para entender la problemática actual de nuestro país. Acerca de las elecciones del 5 de julio, opinó que serán “un espejismo en tanto las fuerzas ciudadanas no se renueven, crezcan e intervengan de manera decisiva en los procesos electorales que cada vez representan más una disputa entre elites de partido, y no proyectos nacionales de base ciudadana”.

Sostuvo que cada vez las dirigencias de los partidos políticos “son más semejantes. Sus diferencias son esencialmente escénicas, no de sustancia”, por lo que “la salida o el cambio saludable político en México, no puede derivar de las elites de los partidos políticos; solamente puede surgir de un cambio sustancial de las acciones, fuerzas o transformaciones ciudadanas”.

El término “Estado fallido”, dijo, es un concepto forjado desde la perspectiva de los analistas y asesores del Pentágono en Washington, “pero sus conclusiones no están muy alejadas de la realidad económica del país, que está en el sótano del desarrollo económico del Continente. México “está en bancarrota, no tiene recursos propios en ciencia, salud, pensiones, seguridad social ni en seguridad pública”.

El autor de “Guerra en el Paraíso” y “La Guerrilla en México Hoy”, reiteró que “adelantarse en términos legislativos y judiciales a la criminalización de la inconformidad social, es confesar que las condiciones sociales, políticas y económicas de México van a detonar un proceso de inconformidad social creciente”.

Sumando el hecho de que, en foros nacionales e internacionales, México no ha firmado los protocolos de Ginebra sobre los conflictos bélicos internos y el Ejército Mexicano se ha opuesto siempre a suscribir los convenios internacionales que protejan los derechos de combatientes internos. El resultado es que el secreto prevalece en la represión, por lo que se desconoce el nivel de penetración que tienen las organizaciones guerrilleras, no se sabe la extensión del crimen organizado ni cuál es el nivel de infiltración que éste ha conseguido en las estructuras policiales, castrenses, políticas y administrativas del país.

Si el Estado “ha perdido el control de la economía, de las empresas públicas y de los puntos neurálgicos de mercado interno”, es posible que haya perdido el control de todo lo demás.

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.
Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Lee También