Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Marzo 2019

|

Lección de moral

Por: EL INFORMADOR

ENTRE VERAS Y BROMAS             

A un paso de la tumba —si va a darse crédito a la nota que a principios de la semana daba cuenta de la “extrema gravedad” de su salud—, el ex presidente Miguel de la Madrid pide “tiempo fuera” para romper el mutismo que ha sido su norma desde que volvió a su prístina condición de vil mortal, y alborotar el cotarro con “sensacionales revelaciones”. A saber: que su sucesor, Carlos Salinas de Gortari, fue corrupto; que se apoderó de “la mitad” de la partida secreta de que legalmente puede disponer un presidente; que su hermano Raúl aprovechó su influencia para relacionarse con narcotraficantes, aunque sin decir nombres —¿secuelas del Alzheimer?...— y sin puntualizar si dicha relación fue incidental, fugaz, somera, o si fue tan estrecha que alcanzó niveles, incluso, de complicidad. Etc.

—II—

La supuesta “bomba periodística” del día explota cuando aún resuenan los ecos de las que previamente hicieron estallar el empresario Carlos Ahumada (caído en desgracia a raíz de los célebres “videoescándalos” acerca de los esquemas de corrupción en que participaban funcionarios del Gobierno capitalino) y el ex candidato presidencial (y sobresaliente atleta amateur en sus ratos de ocio) Roberto Madrazo.

—III—

Al margen de las inconsistencias de la “bomba” en cuestión —¿cómo sabe De la Madrid lo que hizo Salinas con la partida secreta, si ésta era secreta?; ¿cómo sabe que dispuso de la mitad y no de tres cuartas o la décima parte de ella?; ¿cómo es posible que no recuerde los nombres de los narcos con que se vinculó el hermano de su sucesor en Los Pinos?, etc.—, otras dos grandes preguntas quedaron en el aire...

La menos importante tendría que ver con la confesión tácita (“reconoció que se equivocó al designarlo como su sucesor”) de que el abanderado —¿recuerda usted?...— de la “Renovación Moral de la Sociedad” se burló supinamente de la sacrosanta democracia y de los ciudadanos en particular, al enjaretarles al sucesor. La otra se relaciona con su aseveración de que convertir en acusaciones formales las que por ahora se limitan a ser simples declaraciones periodísticas, “sería inconveniente”, “sería escandaloso” y “sería un desprestigio para México”...

¿Habrá que entender, señor adalid de la moralización de la sociedad, que lo conveniente, lo edificante, lo prestigioso para México son el silencio y la impunidad con respecto a sus lacras...?

Lee También

Comentarios