Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
|

Las vidas perdidas

Por: EL INFORMADOR


Haya sido como haya sido, accidente o sabotaje, en cualquier caso el desastre aéreo del martes 4 de noviembre, en el que perdieron la vida seis funcionarios de la Secretaría de Gobernación, dos pilotos, una sobrecargo y cinco peatones, inauguró el último bimestre de un año pletórico de crueles asesinatos, entre los que destacan los 12 decapitados de Mérida, los 24 albañiles asesinados en La Marquesa, las matanzas en Culiacán, Creel, Ciudad Juárez, Chihuahua y Tijuana; las hieleras con cabezas humanas en Durango; el atentado con granadas en Morelia y el cúmulo de balaceras en retenes y ciudades de todo el país que segaron la vida de más de seis mil 500 personas.

Casi dos años después de que Felipe Calderón iniciara su muy personal “guerra contra el crimen organizado”, sin autorización ni consenso de ninguno de los otros poderes con los que supuestamente gobierna, existen numerosos desaparecidos (muchos de ellos por razones políticas, por ejemplo en Oaxaca), desaliento en las Fuerzas Armadas, pérdida de control territorial del Estado en algunos sectores, una profunda sensación de fracaso en el equipo de trabajo de Calderón y la angustia y aflicción de miles de familias.

Esas vidas perdidas y miles más que se perderán en los laberintos de la marginación y la pobreza, del hambre y de la necesidad, reclamarán tarde o temprano justicia, la justicia que posiblemente el Gobierno no sepa enfrentar, del mismo modo que no ha sabido enfrentar la que se considera como la crisis financiera más grave sucedida hasta ahora. El colapso de Wall Street y de los bancos más importantes del mundo exige que cada Gobierno, en cada país, enfrente de manera diversa las nuevas circunstancias. En México, para reducir los estragos del empobrecimiento, principalmente en los 78.1 millones de mexicanos que ya viven en la pobreza, habrá que fortalecer el papel del Estado, reanimar el mercado interno, finalmente abocarse a la tarea de crear empleos y de combatir la pobreza. ¿Cómo lo podrá hacer Calderón con la conducción económica en manos de los salinistas como Carstens?

Como es sabido, Calderón ya preparaba el relevo de Mouriño, a quien pensaba designar como candidato al Gobierno del Estado de Campeche; Georgina Kessel, que cobra como secretaria de Energía, sería remplazada. Y Eduardo Medina Mora sería confinado al dorado servicio exterior. Es decir, que en el Gobierno federal no habrá cambios importantes, esta semana Calderón anunciará la recomposición de su equipo y, por lo que hemos visto, sólo habrá pequeños ajustes para que todo siga igual, deteriorándose.

A la pregunta de ¿qué sigue? ahora que hay nuevo presidente en Estados Unidos y la situación económica mundial está en crisis, no hay una respuesta, porque estamos ante el inicio de 2009, año de elecciones de nuevos diputados en el Congreso de la Unión, y la del país se tambalea ante la falta de partidos políticos e instituciones confiables para dichas elecciones, que por cierto, se han venido ensuciando desde hace meses.

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.
Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios