Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
|

Las prioridades y el cambio

Por: EL INFORMADOR


Había una vez un representante de un Gobierno estatal en la Ciudad de México, de cuyo nombre no podían acordarse, que se atrevió a preguntarle un día al gobernador cuáles eran sus prioridades: “¿Mis prioridades? —volvió a preguntar el gobernador— ¿mis prioridades?, ¡ah, sí! ... cómo no, ¡pos ahí como vayan llegando!”, fue lo que le contestó enfático antes de cambiar de tema, voltear a otra parte y dejar asombrado al impávido representante que nunca había escuchado esa respuesta donde las prioridades eran “como fueran llegando”. Como se pueden imaginar, no permaneció mucho tiempo más en ese puesto por atreverse a sugerir de qué manera podría hacer mejor las cosas el gobernador de marras.

Viene a colación, porque ahora que tenemos nuevo presidente electo en los Estados Unidos nos gustaría saber, como al representante del cuento, cuáles serían sus prioridades, no tanto para hacer más efectiva su chamba, sino para saber qué es lo que podemos esperar en estos cambios tan cacareados durante la campaña del señor Obama y, en todo caso, saber si van a ser a nuestro favor o más bien todo lo contrario.

Viene a colación, porque así podríamos imaginar si el presidente electo tiene en la cabeza mejorar las relaciones con México, si revisar el Tratado de Libre Comercio sería para nuestra conveniencia, pues sabemos que ha sido un gran disparador del crecimiento, y saber si se puede mejorar el tema de los indocumentados y la migración, o si la mejora en su economía permitirá que crezca el turismo que cada año viene a las playas, sobre todo cuando bajan en su casa las temperaturas.

Pero tal parece que no estamos dentro de sus principales prioridades, pues tal como dijo Rahm Emanuel, el flamante jefe de gabinete, revitalizar la economía será la “prioridad número uno” de la nueva administración. Claramente lo había anunciado en campaña: “Hay que encontrar una solución a los problemas generados con la crisis financiera, y empezar a crear empleos”. Parece que va a premiar a las inversiones que promuevan el empleo en casa con mano de obra norteamericana; en segundo lugar, está la guerra en Iraq. En cuanto a Latinoamérica, en el mejor de los casos, le podría encargar a un funcionario que restaure, si puede, las relaciones, sobre todo con Venezuela, Bolivia y Cuba, cuya relación es clave, pues si habló del cambio durante su campaña, es ahora que tendrá que demostrarlo andando y más vale que revise con calma el tema álgido del embargo. Pero si logra eliminar algunas de las restricciones en las remesas y en los viajes de los cubanos norteamericanos a la Isla, con eso daría un paso importante. A
lo mejor tenía razón aquel gobernador de la historia y el resto de las prioridades serán “como vayan llegando”, porque lo que está claro es que primero va a limpiar su casa y luego asomarse por el traspatio para definir qué hacer, como lo veremos en los próximos años.

MARTÍN CASILLAS DE ALBA / Escritor y cronista.
Correo electrónico: malba99@yahoo.com

Lee También

Comentarios