Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Diciembre 2017

|

La OCDE y la Cepal


La publicidad gubernamental no fue suficiente para blindar a México de la crisis. Por ello es momento de hacer una serie de ajustes que contribuyan al cuidado de lo que queda de nuestra economía, y hacerlos a todos los niveles empezando por el gubernamental, cuidando que no haya  dispendios —o dadivosos regalos—, cuidando que el gasto vaya a donde está etiquetado y evitando la enorme tentación que representan los engañosos préstamos… porque hay que prever las contingencias que esta situación mundial ya genera en nuestro país.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) advirtió de las repercusiones que en México serán sentidas por la crisis en Estados Unidos, especialmente en lo que atañe a la población migrante y, mucho más importante, a los pueblos, comunidades y familias que recibían los beneficios de las remesas.

El director adjunto de la Cepal señaló: “No tengo idea si son miles o millones, pero van a volver, y eso representará una presión extra sobre el mercado de trabajo”. Pero se podría agregar que no sólo será una presión para un mercado laboral deprimido como es el mexicano, sino que será un serio problema en las propias comunidades, poblados enteros que, habiendo sido privados del desarrollo de su región, que sin haber contado con apoyos financieros de los distintos sexenios, han centrado su bienestar en la recepción de las remesas; y hoy, con el regreso de los migrantes, no tendrán de qué vivir. Y a este problema parece que las autoridades de Jalisco no están poniéndole la debida atención.

La Cepal reitera que, comerciales presidenciales más o comerciales menos, la economía mexicana es de las que tendrá una mayor afectación en América Latina; inclusive indica que la economía mexicana está en serio riesgo porque ha sido anclada a la de Estados Unidos, por lo que recomienda una mayor diversificación de sus exportaciones… es decir, dejar de apostar todo a los vecinos del Norte y hacer como los países del Sur que tienen mercados más fuertes con Europa.

Y, si lo que la Cepal señala fuera poco, Ángel Gurría, secretario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), agregó hace un mes: “Las tasas de pobreza y la desigualdad en la distribución han aumentado en México de manera alarmante; su Gobierno debe hacer lo conducente para atender esta problemática”. Y propone tres políticas rectoras: una política fiscal más equitativa que lleve fundamentalmente a dar mejores servicios públicos a la población; una política de educación que ofrezca resultados más amplios y significativos en la población; y, la tercera, generar e incentivar las políticas de desarrollo regional. Trabajo que desde la perspectiva de la OCDE debe conformar la prioridad en la planeación y, sobre todo, en el gasto gubernamental sin endeudamientos.

Medidas de fondo desde los gobiernos municipales, estatales y, desde luego, el federal que no pueden seguir haciendo gastos alegres que, si antes no eran procedentes —aunque se hacían—, hoy deberán ser totalmente cancelados para dar paso a una planeación que cubra las áreas y a las poblaciones más vulnerables. Es decir, la Cepal y la OCDE aconsejan que los gobiernos realicen de paso beneficios ciertos que la población mexicana y, de nuestro Estado, reciba.

LOURDES BUENO / Investigadora de la UdeG.
Correo electrónico: lourdesbueno03@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios