Domingo, 03 de Marzo 2024

LO ÚLTIMO DE

|

¿Juntos hacia la pobreza?

Por: EL INFORMADOR

El Gobierno federal reunió al mundo académico y empresarial del país, para analizar la pobreza en México y para advertir lo mal que estamos. Algo que ya se sabía. El espacio, que el secretario de Desarrollo Social aprovechó para dar cifras de lo que esta administración sexenal ha hecho por los pobres, trató temas interesantes, pero dejó fuera propuestas concretas, no para mitigar la pobreza, no para la sobrevivencia de cada vez más mexicanos, sino para dinamizar la economía, para llevar a cabo estrategias de apoyo y estímulo a la producción, para ofrecer estrategias económicas y sociales que dejen de producir cada vez más pobres.

Porque lo que faltó en el encuentro Por un México sin Pobreza; Juntos Podemos Superarla, fue aprovechar la participación de académicos y del sector empresarial para establecer, de manera conjunta, un proyecto para la creación de empleos que genere ingresos, consumidores y, por lo tanto, que active la economía interna.

Es decir, con la asistencia tenida en este encuentro, pudo haberse iniciado un compromiso conjunto estructurado para generar prosperidad, en lugar de limitarse a informar cómo los pobres pueden seguir dependiendo, cada vez más, de las políticas asistenciales de este sexenio, puesto que sin ellas, y dadas las condiciones de desempleo que esta administración ofrece, ni siquiera sobreviven.

Y las cifras presentadas son alarmantes: en México, 47% de los mexicanos está en condiciones de pobreza patrimonial. Es decir, la mitad de la población. Y a 18% no le alcanza para comprar la canasta básica de alimentos, mucho menos para pagar vivienda, educación, salud. Una multiplicación de pobres que, en lugar de peces, se genera en el país. Filas de pobres en Oportunidades, parados en el pantano del desempleo y la dependencia.

Pero las cifras no empezaron hoy. Es justo decir que esta ola creciente de pobreza inició en 1996, cuando se sumaron 17 millones de pobres más a los ya existentes; y con el endurecimiento de las medidas económicas, en 2008, hubo otro repunte de la pobreza, sumándose seis millones más.

Lo que quiere decir que lo hecho en economía, desde los años noventa a la fecha, ha resultado un desastre. Porque si bien todavía hay 53% de mexicanos que no están en pobreza patrimonial, al paso que se va, México, país rico en recursos, pero pobre en políticos, ya no tendrá presupuesto para pagar ni siquiera los programas asistenciales con los que se adorna esta administración.

Entonces, saber que el Seguro Popular, al que no todos acceden, Oportunidades, con becas, uniformes, subsidio de nutrición, que cubre sólo a 6.2 millones de familias, son los programas que se llevarán el grueso del presupuesto, resulta un paliativo que se agradece, pero que no es suficiente para las necesidades de un país.

Porque México debe volver a ser una nación donde el desarrollo se dé y las desigualdades se reduzcan; un país que apoye el desarrollo, con estrategias para el crecimiento que posibilite que los pobres dejen de serlo; un país donde los políticos cumplan, por lo menos con sus promesas de campaña… un país que ya no sea, como señaló Santiago Ley, de buenas intenciones y pésimos resultados.

LOURDES BUENO / Investigadora de la UdeG.
Correo electrónico: lourdesbueno03@yahoo.com.mx

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones