Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 10 de Diciembre 2018

|

Imagen urbana

Por: EL INFORMADOR

Estamos a tres años de la celebración de los Juegos Panamericanos en Guadalajara, un evento que proyectará a la ciudad a nivel internacional, ya que trasciende el ámbito deportivo —importante por sí mismo— por todos los beneficios colaterales que dicha justa habrá de dejar, en diferentes aspectos: una derrama económica considerable en el ramo turístico, infraestructura que habrá de quedar para proyectos futuros y, lo más importante, la imagen que se ofrecerá ante los ojos del mundo. La ciudad empieza a vivir ahora un proceso de cambio en su preparación para tal evento.

A partir de ahora, la imagen urbana de Guadalajara debe ir cambiando para mostrar su mejor cara dentro de tres años, pero sobre todo para que los habitantes de ésta que se ha convertido en una gran metrópoli, se sientan orgullosos de ella, la disfruten y la puedan presumir. Será un proceso tal vez lento, pero se irá notando conforme avancen los meses, y en él no sólo deben estar comprometidas las autoridades, sino la sociedad en general, que al final será la más beneficiada con los resultados que se obtengan.

La proximidad de los Juegos Panamericanos ha sido el motivo para iniciar este proceso de cambio, sin embargo, no haría falta que hubiera pretexto tal; bastaría con tener conciencia de que Guadalajara tiene mucho que ofrecer, y que con el paso del tiempo sus habitantes la han descuidado en varios aspectos: el abandono del Centro Histórico, los altos índices de contaminación y el crecimiento urbano desordenado son algunos ejemplos; en revertir esto se viene trabajando, y en un futuro no muy lejano se verán los resultados.

Pero hay un problema cuya solución está en manos de la sociedad: el vandalismo que ha crecido en toda la Zona Metropolitana, cuya muestra más fehaciente se aprecia en los espacios públicos como parques, jardines y unidades deportivas. Pintas, destrucción, basura y abandono predominan en esos lugares, destinados inicialmente para solaz y esparcimiento del ciudadano. Y no es difícil encontrar esos sitios, los hay por toda la ciudad, en todos los municipios metropolitanos.

Periódicamente las autoridades municipales realizan campañas para combatir el vandalismo, pero los resultados, hasta ahora, han sido nulos. Hace falta actuar con mayor energía, es cierto, pero también se requiere de la colaboración ciudadana para que denuncie este tipo de actos y, sobre todo, la participación de los padres de familia para poner un freno a sus hijos que se dedican a estas actividades.

La ciudad necesita cambiar su imagen urbana, lucir todo lo bonita que es, y no sólo por la vecindad de la justa deportiva continental, sino para el beneficio de la propia sociedad. Pero de nada servirán las acciones de la autoridad, si no existe una colaboración responsable de todos los ciudadanos.

Temas

Lee También

Comentarios