Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Febrero 2019

|

Hoy falta Simitrio…

Por: EL INFORMADOR

A todos los maestros
A la EST 45

Parece lejano el tiempo en que los maestros rurales eran apreciados… Parece lejano cuando ser maestro era ser educador. Tiempo donde ser Simitrio tenía significado en la complicidad ingenua que era la vida de todo estudiante; ese tiempo cuando el ser se construía y no era sinónimo de comprar para existir… Y en ese tiempo perdido, resulta tan lejano recordar a Rosaura, la maestra que enfrenta al cacique y con el apoyo del pueblo logra vencer la ignorancia, el autoritarismo y la apatía. Parece tan lejano. Y sin embargo, el maestro hoy sigue haciendo su tarea, sigue enfrentando cada día la complejidad social que se trasmina en cada estudiante, en cada familia atribulada por tiempos donde las certezas desaparecieron y la incertidumbre se abrió paso… donde los valores ya no son sino el mero título de talleres que la oficialidad esgrime para tapar sus ineficiencias.

Hoy quiero recordar a Simitrio, personaje de imaginaria, inventado en un  juego donde Cipriano, el maestro, gana la partida dejándose burlar… niños que creen ganar son vencidos en la lección inolvidable que el educador les ofrece para crear y recrear una etapa más de su madurez.

Hoy quiero recordar la figura de un presidente de México que da la encomienda de alfabetizar cada rincón del país, Río Escondido, el más apartado de los pueblo y sin embargo, a donde llega la más fuerte de las maestras: Rosaura o María, energía avasallante donde las personalidades de la educadora y de la actriz se integran hasta conformar el perfil de los maestros mexicanos.

Hoy quiero recordar a los maestros de la Cristiada que fueron perseguidos, desorejados, acosados en su cruzada por lograr que la población mexicana tuviera mejores niveles de educación… maestros que dieron su vida, su trabajo, su esfuerzo porque México fuera el país de respeto que llegó a ser; tarea donde ellos, los maestros, fueron los constructores de esta nación; una que hoy se desvanece, una que hoy se debate entre la pobreza, la ignorancia y la insalubridad…

Sí, hoy es el Día del Maestro. Pero la alegría no se siente y el orgullo tampoco. Es el peso de la enorme responsabilidad de los educadores, lo que emerge entre los yerros de un sistema que ha hecho todo por destrozar la riqueza que los educadores crearon; un sistema que avanza en la aniquilación de saberes, en el trastoque de valores, en el freno de oportunidades y la cancelación de la movilidad social, todo, la provocación hecha por sexenios de abuso para la extinción del México que Simitrio atestiguó, que Rosaura defendió y que Cipriano supo labrar como se labra la tierra fértil, como se labra el alma del Hombre, como se labra la vida de un país que quiere ser algo más que el sainete doloroso en el que lo tienen… vaivenes beligerantes de personajes de comedia, ambiciones e intereses de mojigangas de la política que hoy salen en desmentidos y tratarán de aparecer en la historia…

Historia que hoy es de los maestros, ellos, ahora, los constructores de lo que queda de un país que les da las gracias, no en la festividad obligada, sino en la certeza de que Simitrio sigue vivo y los espera para ser educado.

LOURDES BUENO / Investigadora de la UdeG.
Correo electrónico: lourdesbueno03@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios