Lunes, 22 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE

|

¿Hacia dónde nos lleva la evolución?

Por: EL INFORMADOR

Mañana jueves 3 de diciembre, a partir de las 10:30 de la mañana, empiezan las actividades del II Coloquio Internacional de Cultura Científica, durante ese día, y la tarde del viernes 4 de diciembre, en las instalaciones de la FIL 2009. Esta actividad se integra con dos mesas de trabajo en torno a la Astronomía y la Evolución.

Coincidentemente, este año fue de la celebración de 400 años que Galileo hizo sus primeros descubrimientos en el cielo y dio origen a la astronomía, que cambió nuestra visión del Universo para siempre. Además, se cumple el bicentenario del nacimiento de Charles Darwin y 150 años de la publicación de su libro “El origen de las especies”, que cambió el rostro de la ciencia para siempre.

Habrá un convivio denominado: Musas y Matraces: ciencia, música, poesía y teatro, en el que se revisarán los puntos de encuentro entre la ciencia y el arte. Y por supuesto el homenaje a Diego Golombek, por su colección de libros publicados en Siglo XXI Editores, y escritos por destacados científicos latinoamericanos.

Porque así es, la ciencia se escribe en español también y muy bien. Y ambos temas son importantes para la vida en este planeta y para la especie humana, porque la evolución científica y cultural no se queda en la selección natural y la herencia genética, sino que sigue un proceso de transmisión en dos sentidos: horizontal (entre individuos de una generación) y vertical (entre generaciones) que es más rápida que los procesos de evolución biológica.

Con los recientes descubrimientos, el ser humano está en posibilidad de dirigir la evolución en la dirección que crea conveniente. Tiene el poder de controlar los azares de la mutación y de la segregación genética y la unión de gametos. Genes mutados que causan graves enfermedades a la especie humana podrán ser sustituidos por sus contrapartidas.

Como sucede siempre, la Humanidad se enfrenta hoy a los retos de su propio éxito evolutivo. El crecimiento explosivo de su población, con las necesidades de espacio y recursos que genera, provoca la eliminación o reducción hasta tamaños insoportables de los hábitats de las especies. Es posible que el ser humano pueda mantener la diversidad biológica en forma de semillas o células congeladas, e incluso que pueda compensar la pérdida de especies con la creación de nuevas, mediante ingeniería genética.

Pero la reducción drástica de espacios naturales limitará inevitablemente la diversidad.
Los grandes retos de la Humanidad hoy en día son: el control del crecimiento de la población, la eliminación de las desigualdades socioeconómicas, el mantenimiento de un desarrollo sostenido y viable y la conservación de hábitats naturales y de especies.

El éxito frente a tales desafíos precisa del desarrollo de una conciencia ética universal, basada en el respeto a la diversidad de pueblos y culturas de nuestra especie, han dicho los sabios.
Esa conciencia ética debe regir la totalidad de la vida de ese conjunto valiosísimo de formas orgánicas, que nos han acompañado desde el principio en esta fascinante aventura singular e irrepetible que es nuestra historia biológica. Consultar: www.cvss.udg.mx

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.
Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones