Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 22 de Septiembre 2018

|

Glosas

Por: EL INFORMADOR

ENTRE VERAS Y BROMAS                     

Voces de la Feria Internacional del Libro. Jorge Lobo Antunes (Premio FIL 2008) dio, en cinco palabras, un mensaje que resiste glosas al por mayor: “Yo podría vivir en Guadalajara”. Gabriel García Márquez, a su vez, fue aún más lacónico cuando explicó, en el mismo evento, su aversión a los discursos (baratos) de circunstancias: “Escribo para no hablar”.

—II—

¿Qué quiso decir Lobo Antunes?... Los defensores a ultranza de que la etiqueta de “Ciudad Amable” sigue vigente, lo interpretarían como un diagnóstico. “Lobo Antunes —colegirán— insinuó que Guadalajara es el mejor lugar posible para el destierro que los mortales debemos cumplir en este valle de lágrimas”... Otros lo tomarán a bravata: “Quiso decir que vivir (o, simplemente, sobrevivir) en Guadalajara, implica un reto, y que él, modestia aparte, se siente capaz de enfrentarlo”... Algunos más dirán que, visto desde la experiencia de sus visitas a la ciudad “con alma de provinciana” (Pepe Guízar dixit), cualquiera podría “vivir” en estos pagos, una semana, a finales del año, con buen clima, cuando ya no se convierten las calles en arroyos torrenciales a causa de la lluvia; alojado en un hotel de primera, frente a su centro de trabajo; con traslados en limosina —y con descubierta de motociclistas con sirena abierta si hiciera falta— del aeropuerto al hotel y viceversa; tratado por los medios de comunicación como
vedette del mundo del espectáculo, sería —con las debidas licencias de Luis Spota— “Casi el Paraíso”.

—III—

¿Qué quiso decir García Márquez?... ¿Que renuncia a la condición de “oráculo” que se otorga a los escritores que renuncian a la inmortalidad por unos días y acceden a descender del Olimpo al mundo ordinario y a dialogar con los mortales comunes?... ¿Que prefiere el silencio al riesgo de ser mal interpretado, como le sucedió hace años en Zacatecas, cuando se pronunció por “la abolición de la gramática”?... ¿Que se resiste a ser un “show-man” y a que se celebren con risotadas estridentes los chascarrillos que pudiera desgranar en uno de los “encuentros” con un público que —precisamente— acude cada año a la FIL a oírlos... para no tomarse la molestia de leerlos...?

(Como dicen en Guadalajara: “Saaaabe”).

Comentarios