Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
|

Estrictamente personal

Por: EL INFORMADOR

La batalla contra Slim

Alejandro Puente, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, es el enemigo público número uno del magnate Carlos Slim. Como perro de caza, no lo suelta. Si se mueve para defenderse de las acusaciones monopólicas de Telmex, Puente le grita “cínico”. Si entra en asociaciones estratégicas, exclama que son “ilegales”. Puente se ha convertido en el primer soldado en la línea de fuego contra Slim y sus deseos por ser un jugador en el triple play, el objetivo ulterior en la codiciada plataforma multimedia.

Pero quien crea que la lucha de Puente contra Slim es como la de David contra Goliat, está totalmente equivocado. Puente es la cabeza visible de un conglomerado de intereses empresariales que está combatiendo a Slim en diferentes frentes, formando un eje entre el Distrito Federal y Monterrey, y que ha tenido expresiones públicas en varios medios de comunicación, en particular una revista electrónica nacida en la capital de Nuevo León, que ha utilizado fuentes de información vinculadas al narcotráfico para esos fines.

La última embestida de Puente contra Slim es por la asociación estratégica con Multivisión y la estadounidense EchoStar para integrar la empresa Dish México, que quiere competir por el mercado de televisión satelital con Televisa, que a través de Sky domina 98% del mercado. Aunque Puente representa los intereses de cerca de 200 concesionarios de cable en el país, y no aquellos de la televisión vía satélite, el trasfondo de su cruzada esconde los otros intereses que lo están utilizando para desgastar al dueño de Telmex, que controla 80% de la telefonía fija en México y 70% de la telefonía móvil.

Puente es lo mejor que pueden tener los empresarios que están embarcados en la batalla contra Slim. Está muy vinculado al ex secretario de Hacienda y representante de Telefónica MoviStar en México, Francisco Gil Díaz, quien ha luchado sistemáticamente contra Slim. Primero cerrándole las posibilidades de acceder al triple play desde su cargo de funcionario en el Gobierno de Vicente Fox, y luego modificando leyes para beneficiar a empresas como Telefónica, que después lo contrataría.

Igualmente de estrecha es su relación con Alfonso de Angoitia, el cerebro financiero de Televisa, y con quien Gil trabajó en una muy poco publicitada operación de reestructuración financiera en la empresa durante el sexenio pasado. La vinculación entre ambos tiene otro jugador importante, Roberto Hernández, uno de los grandes accionistas de Citicorp —cuya filial en México es Banamex—, quien en los últimos años reemplazó a Slim como el segundo accionista más importante en, precisamente, Televisa. Hernández fue quien impulsó a Gil como secretario de Hacienda, y Emilio Azcárraga, principal accionista de Televisa, fue quien sugirió su nombre como la persona ideal para representarlos en México, durante una reunión de consejeros de Telefónica de España, a la que lo invitaron a hablar.

La pugna entre Azcárraga y Slim es descarnada, y recientemente entró en ella, por razones muy diferentes a la oposición de Televisa para que Telmex distribuya televisión a través de su sistema, otro empresario que es miembro del Consejo de Administración de la principal empresa de comunicación en México, Lorenzo Zambrano, presidente de Cemex.

Zambrano está asociado con otro empresario regiomontano, Alfonso Romo, en la búsqueda de un contrato que tiene Slim, y que en una asociación con Televisa, Citicorp y Telefónica, podrían arrebatarle: Plataforma México, el sistema de información y bases de datos que opera la Secretaría de Seguridad Pública Federal sobre infraestructura de Telmex.
El incesante golpeteo contra Slim por Plataforma México se dio por la campaña emprendida por la revista digital financiada por Romo. El martillar bajó su intensidad al combinarse dos factores: la fuente primaria de sus informaciones fue detenido por presunta vinculación al Cártel de los Beltrán Leyva, y el recientemente nombrado asesor presidencial en materia de seguridad, Jorge Tello Peón, comenzó a mover sus piezas para debilitar a García Luna, como el nombramiento de la semana pasada del general Javier del Real Magallanes, como subsecretario de Inteligencia en Seguridad Pública. Ambos tienen una vieja amistad, y coincidieron varios años en Monterrey, donde uno era jefe de la IV Región Militar, y el otro era jefe de seguridad de Cemex.

Las pinzas contra Slim son muy poderosas. Los empresarios aliados contra él cuentan con el apoyo de Los Pinos y de varios miembros del gabinete, articulados por Puente. La última embestida contra él por Dish México es sólo parte de una lucha continua por las telecomunicaciones en el país, a través de la cual se podrá manejar la agenda nacional y, sin duda alguna, la forma como piensen, actúen y consuman los mexicanos en el futuro.

RAYMUNDO RIVA PALACIO / Periodista.
Correo electrónico r_rivapalacio@yahoo.com

Lee También

Comentarios