Lunes, 20 de Enero 2020
|

“Entusiasmo”

Por: EL INFORMADOR

Ayer decíamos...

Con gran entusiasmo la juventud pujante de nuestro Estado regresó a clases, se notaba en ellos el entusiasmo por aprender que hace que en el mundo sean los que más días de clase tienen, nuestros escolapios tienen 30 días más de clases que los niños gringos y 60 días más que los niños europeos y somos mucho más machos que ellos, ya que a los niños norteamericanos y europeos les dan de comer y bien.

A la mejor por eso cuando nos califica la OCDE siempre quedamos en el último lugar, bueno, casi siempre, porque hace 12 años quedamos en penúltimo lugar, pero todas las demás veces el último lugar y eso que está presidida por un mexicano que es ministro sobreviviente de las épocas de la oscuridad.

Es de todos conocido que los exámenes de la OCDE, como todo lo que viene del extranjero, son dañinos, los extranjeros nos agobian con sus trampas, siempre quieren hacernos chapuza, ya vio la crisis económica (nosotros estábamos bien) o las chapuzas futboleras para no caer derrotados por las casi invencibles cabras de Jorge Vergara, temblaban los sudamericanos y se rajaron. Si siguen fregando vamos a poner nuestro propio mundo. A ver cómo le hacen sin nosotros.

Y como prueba clara de que somos machísimos y de que como México no hay dos, gracias a la buena amistad que tienen nuestras máximas autoridades con la inconmensurable maestra Elba Esther Gordillo, inventamos ENLACE, que es una prueba muy mexicana y de una limpieza que encandila. Y que produce los resultados que nosotros buscamos. Por todas esas razones y las ganas desesperadas que los alumnos mexicanos tienen de recibir los incontables beneficios de la alianza por la educación, por eso fue que volvieron tan contentos, clamando por más clases y van a ser complacidos.

El que reapareció fue el señor secretario Martínez Espinoza con nuevo “look”, con barba muy pija y ya sin la hermosa barba de rabino de Haiffa que traía. Si calificara a los secretarios estatales, creo que éste sería el mejor calificado, ya que su trabajo es nada menos que lidiar con las huestes de la maestra, lo que de ninguna manera significa que me desdiga acerca de mi opinión respecto a nuestro nivel educativo, ya que con la tela que tiene, tiene que cortar y no hay más tela que la que vemos.

Pero hay que decir que la educación, la justicia, la seguridad, la corrupción y no digamos este remedo de democracia, todo nuestro entorno no es otra cosa que un reflejo de lo que somos, hay algunos que sobresalen, pero es que esos seres son extraordinarios porque se han desarrollado por sí mismos, casi todos terminan su vida en el extranjero, los demás, los demás estamos ahogándonos en nuestra propia mediocridad que puedo reconocer, pero no solucionar.

Por ello los paisanos que nos representan no nada más en la política, sino en todas las actividades de la vida, son tan sólo, en lo que a mediocridad se refiere, reflejo de lo que como sociedad somos.

La causa puede ser que en nuestro entorno la verdad no tiene ningún valor, para que usted me entienda hay delitos inútilmente colocados en el Código Penal, están ahí clasificados como delitos, pero no tienen función real, nunca nadie es acusado de haber cometido ese delito y para lo único que sirven es para que nuestros padres conscriptos discutan boberías y hagan declaraciones a los medios, ejemplo de éstos es el delito de adulterio, según la ley es delito, también debemos suponer, que cuando menos hipotéticamente, es muy posible que en los pasados tres años haya habido cuando menos un adulterio, del que muchas personas se hayan dado cuenta, a la mejor una denuncia, una declaración ante la Procuraduría, un día que el procurador vio en la tele el programa de parejas infieles filmado en algún nuevo hotel de alterne de los que abundan en la ciudad, y de todo eso no se generó siquiera un juicio por ese delito de ahí que basado en esos supuestos o somos el entorno mundial de la fidelidad o alguien no está haciend
o su trabajo. La cosa es que a nadie le interesa la verdad. El pretexto para no perseguirlo es que no es grave y a la mejor puede ser, pero hasta donde entiendo la obligación de perseguir delitos no es selectiva, o a la mejor estoy mal y ellos escogen cuál persiguen y cuál no.

Y qué le parece el gran escape, cincuenta y tantos presos de todos los niveles, desde raterillos hasta mega malos, y no nada más se escaparon de una cárcel de Zacatecas, hasta fueron por ellos, qué bárbaros, no sé si hayamos roto algún récord mundial, pero no conozco otro caso igual. Las siempre listas autoridades con toda la transparencia y honestidad que se estila, llegaron a una primera conclusión que desde luego por prudencia no pueden afirmar enfáticamente, pero se dice, se rumora, se sospecha “que algunas autoridades del penal ayudaron a la fuga”, aunque la población de a pie duda de que nuestras impolutas autoridades manchen sus manos con dinero sucio. Me niego a siquiera considerar que eso pueda pensarse, pero resulta mucho más difícil de pensar otra forma en la que este hecho pudiera haber sucedido. Desde luego que nadie en el país duda de que nuestra honesta y eficaz policía muy pronto detendrá a los prófugos, bueno, no sea exigente, me creería a la gran mayoría, o cuando menos alguno.

CARLOS ENRIGUE / Abogado.
Correo electrónico: ayerdeciamos@hotmail.com

Lee También