Jueves, 23 de Enero 2020
|

El voto en blanco

Por: EL INFORMADOR


Oficialmente las campañas políticas comenzaron a principios de mayo, y desde entonces comenzó a surgir un movimiento de protesta social contra la clase política nacional, el ya muy mencionado “voto en blanco”. Lo curioso de este movimiento es que no tiene en apariencia una cabeza o un liderazgo.

En la página de internet www.votaenblanco.org.mx, se invita a la población a participar el día de las elecciones y se advierte que si ésta no se siente representada por ninguna de las expresiones políticas, anule su voto, y de esa manera exprese su repudio a quienes representan los partidos.

“Convocamos a los mexicanos a participar en las urnas y que, si no se sienten representados, tiene una salida: votar en blanco. Es un llamado a acudir a las urnas, es un llamado a participar. Con esa manifestación diremos que ningún partido nos representa. La idea no es abstenerse, es participar anulando el voto, señala la convocatoria ilustrada con la imagen de una boleta cruzada por una enorme X”.

La sola posibilidad de que la “X” aparezca en miles de boletas ha generado en realidad una preocupación en toda la clase política, pues más allá de que sea motivada por algún grupo específico, esta campaña refleja la lejanía que los grupos políticos tienen respecto de la ciudadanía.

A pesar de que se difundirán entre partidos y autoridad electoral, 23 millones de anuncios en radio y televisión, un aumento espectacular, si asumimos que en 2006 hubo “apenas” poco menos de 800 mil. Que en este contexto alguien diga que no puede divulgar su mensaje, resulta por lo menos falso.

Los constantes escándalos de corrupción, impunidad, narcotráfico, tráfico de influencias, robo, ineficacia y negocios oscuros, amparados en la prepotencia del poder, en los que se han visto envueltos políticos de todos los colores, han provocado un fuerte disgusto ciudadano hacia ellos.

En los libros de la teoría política se habla ya de ese riego, de que cuando las instituciones políticas concentran tanto poder en sí mismas, se olvidan del origen social que le dio la razón a su existencia. Y cuando esto ocurre, es que emerge una severa crisis que sólo se resuelve con profundos cambios políticos provenientes de la sociedad.

Algunos hablan de la necesidad de un líder que sea capaz de aglutinar a las distintas expresiones sociales, pero hasta el momento no se ve ningún personaje capaz de encabezar este movimiento. Ni siquiera el caudillo populista de Andrés Manuel López Obrador tiene la simpatía suficiente para hacerlo.

En vía de mientras, el movimiento amorfo de anular el voto el próximo 5 de julio viene creciendo, sin que los partidos puedan detenerlo. Es posible que esta manifestación no tenga más futuro que hacerse presente con una “X” en las boletas, pero si el registro de quienes voten de esta manera es amplio y numeroso, estaremos ante un fenómeno de protesta social nuevo cuyos derroteros estarían aún por construirse.

CARLOS CORVERA / Analista político.
Correo electrónico: carloscorvera@me.com

Lee También