Sábado, 18 de Enero 2020
|

Ejercicio de simulación

Por: EL INFORMADOR


Se conocieron gravísimos señalamientos del ex presidente Miguel de la Madrid contra su sucesor en el cargo, Carlos Salinas de Gortari, de quien dijo que robó parte de la partida secreta del Ejecutivo y toleró la corrupción de su hermano Raúl, quien conseguía contratos del Gobierno y se comunicaba con narcotraficantes, los cuales le habrían entregado el dinero que tuvo depositado en bancos suizos.

Por añadidura, De la Madrid afirmó de viva voz —en una entrevista concedida a Carmen Aristegui y grabada unos días antes de su difusión— que la fortuna de la familia Salinas está ligada al narcotráfico, como pudo estarlo el asesinato de otro de los hermanos, Enrique; empero, consideró que al Gobierno que encabeza Felipe Calderón no le conviene investigar en torno a esas posibilidades porque se haría un escándalo de grandes proporciones ya que quien asumió la jefatura del Estado mexicano en 1988, continuaba ejerciendo la influencia de haber sido presidente y, en su caso, la de tener mucho dinero.

A estas alturas todos conocen la amplia declaración y su consiguiente negación unas ocho horas después de su publicación y de la visita que recibiera el declarante del ahora líder de la bancada senatorial del PRI, anteriormente secretario particular suyo, quien al parecer lo convenció de desacreditar sus palabras con el pretexto de una enfermedad. De la Madrid ya había dado la clave del funcionamiento del régimen que nos gobierna, había dicho que la impunidad era necesaria para su funcionamiento.

Por otra parte, cabe recordar que el ex presidente don Miguel, ya se había desmentido hace cuatro años cuando declaró que las elecciones de 1988 el PRI las había perdido, al día siguiente dijo que no había dicho tal cosa.

Más allá de la anécdota que sirve de charla de sobremesa, De la Madrid no dijo nada nuevo, en la percepción pública se asienta una opinión acerca de la personalidad de Carlos Salinas, semejante a la que describió Carlos Ahumada en su reciente libro muy comentado.

Más allá de este espectáculo deprimente de dos ex mandatarios comentando lo peor de cada uno, la noticia y su desmentido, así como la intervención de Salinas aduciendo que la entrevistadora había abusado de un anciano enfermo, revela la cadena de impunidades que han dado continuidad y articulación a los últimos cinco sexenios de Gobierno pretendidamente “republicano”, el que, no importando cuál partido gobierne, han dejado ver la falta de legalidad, moralidad, democracia y transparencia, siendo en su conjunto nada menos que un enorme ejercicio de simulación, complicidad y encubrimiento.

Pero sobre todo, lo que más escandaliza es que han dado ejemplo a un pueblo pobre y hambriento de que el fraude, cinismo y la simulación son el camino para hacerse del poder y del dinero, y eso sí me parece imperdonable.

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.
Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Lee También