Jueves, 18 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE

|

ENTRE VERAS Y BROMAS

Por: EL INFORMADOR

— Exigencias

Hace unas semanas, las protestas contra las nuevas obras viales emprendidas por la “h.” autoridad, y en particular contra el “puente atirantado” —inscrito por sus panegiristas, desde  antes de su construcción, como una de las maravillas del mundo moderno y como el enésimo timbre de orgullo para Guadalajara y sus habitantes— fueron los integrantes de varias “organizaciones no gubernamentales”. Ahora, una vez que los manifestantes se retiraron en cuanto comprobaron que iba en serio la amenaza de tirar los árboles que estorbaban, con todo y changos si es que los había, surgieron nuevas manifestaciones de rechazo.

Particularmente, las declaraciones del presidente del organismo “Guadalajara 20-20”, José Palacios, porque el objetivo expreso de la obra, según sus palabras textuales,  “es darle otra vez confort al vehículo”.

—II—

Los jóvenes que durante varias semanas mantuvieron un campamento en los camellones de la avenida Lázaro Cárdenas, “exigían” que, antes de empezar a hacer hoyos, la autoridad les proporcionara, al efecto de justificar la incipiente pero ya muy cacareada obra pública, copia de un supuesto “plan integral de movilidad urbana”... Los ciudadanos, a veces, nos propasamos. Convencidos de que, en efecto, vivimos en un Estado de derecho, nos da por “exigir” (“pedir imperiosamente algo a lo que se tiene derecho”, nos ilustra el “Tumba-burros”), incluso..., imposibles. Por ejemplo, ese “plan integral de movilidad urbana”, tan ampuloso en su denominación como inexistente en la realidad.

Las ciudades mexicanas que disponen de un estudio técnico como el que demandaban los “protestantes”, se cuentan con los dedos de una mano: Ciudad Obregón, Aguascalientes... y la que el lector amable tenga a bien incorporar. En Guadalajara, hasta donde se sabe, jamás le pasó a nadie por la cabeza la peregrina idea de molestarse en elaborar un estudio de ese jaez. En Guadalajara se vivió, desde la aparición de Su Majestad El Automóvil sobre la faz de la Tierra hasta hace pocos años, en el entendido de que éste era el mejor de los mundos posibles, y de que sus “h.” autoridades no tenían quehacer más sustancioso que contemplarse el ombligo.

—III—

Sobarnos antes de que nos peguen, sería blasfemar. Sería tentar a Dios... Sería desconfiar del compromiso solemne de la Virgen de Zapopan, de salvar a los tapatíos —sus hijos predilectos, modestia aparte...— de cuantas calamidades puedan amenazar a los moradores del moderno Paraíso Terrenal, ya sea por cuenta de la Naturaleza... o de la iniciativa y la creatividad inconmensurables de los propios tapatíos.

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones