Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 20 de Noviembre 2017

|

Deuda y elecciones

La palabra deuda significa que tenemos obligaciones o algo que debemos pagar, en particular en moneda, divisas, oro, plata o elementos análogos aceptados en los empréstitos (deuda externa) o préstamos internos o las diversas formas en que el Estado adquiere deuda con acreedores externos o internos.
Además de la deuda externa o empréstitos adquiridos por nuestro Estado con agentes extranjeros; existe deuda interna, que es la que el propio Gobierno crea o adquiere para con acreedores internos, que pueden ser empresarios o ciudadanía en general, como fue en su momento la creación de los “Petrobonos”, el Fobaproa o los Cetes, entre otros casos.

Siguiendo la misma línea, muchas empresas o empresarios mexicanos han contraído deuda con bancos extranjeros, lo cual implica que si existe una devaluación del peso mexicano, su deuda aumenta de manera considerable.

En el mismo sentido, es común que los mexicanos, en lo individual y en lo familiar, vivamos endeudados, porque por lo general gastamos más de lo que ganamos, en ocasiones por necesidad y en otros momentos por mero placer o porque somos muy consumistas y compramos muchas cosas que no necesitamos o que se piensa que se requieren, pero en realidad no sirven para nada, como es el uso de corbatas o pintura para mujeres.

De lo anterior es claro que si nuestra balanza comercial es desfavorable, existe fuga de divisas; si los inversionistas mexicanos y extranjeros retiran su dinero del país, no existe ahorro y las posibilidades de crear empleo disminuyen; cuando los capitalistas obtienen ganancias en México y realizan cambio de sus ganancias a monedas extranjeras, entonces se sigue empobreciendo el país; si somos un país contaminado, invadido de virus, bacterias y demás epidemias y pandemias; si dejamos de trabajar, además que no se están creando las fuentes de empleo que se requieren y otras cuestiones económicas adicionales, es claro que la deuda del país, interna y externa, privada y pública, seguirá incrementándose y por tanto, será impagable.

En dicho escenario, sería muy prudente que dentro del marco electoral 2009, donde se renovará la Cámara de Diputados del Congreso federal, se tratará cómo podríamos pagar la deuda externa, evitar que el país se siga endeudando, planear y programar de mejor manera el gasto público, cómo evitar las devaluaciones, el déficit público y demás medidas financieras que tienen relación con dicho órgano legislativo, económico y financiero.


JOSÉ DE JESÚS COVARRUBIAS DUEÑAS

Lee También

Comentarios