Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018

| A propósito

De prestado

A Propósito, por Jaime García Elias

Por: EL INFORMADOR

Entre las distinciones a que aspiran los futbolistas de Jalisco en la próxima entrega del “Balón de Oro” --por cierto: ¡viva la originalidad...!-- se encuentran, como en los “cuadros de honor” de la primaria, la de “buena conducta” para Luis Michel y Patricio Araujo, por su corrección dentro de la cancha, y para Johnny Magallón por su asiduidad. En las ternas para mejores jugadores del Torneo de Apertura 2007, hay una sola presencia jalisciense (por adopción, además, ya que se trata de un “fresero” de nacimiento): Sergio Ávila, aspirante a “Novato del Torneo”.

Tan exigua presencia de talentos jaliscienses entre lo relevante del torneo más reciente, obliga a comparar --ahora que el enésimo homenaje al “Campeonísimo”, en la persona de Salvador Reyes, fue noticia--, en ese aspecto, los actuales con los tiempos idos.
No es que aplique, a rajatabla, el axioma de que “cualquiera tiempo pasado fue mejor” (con las debidas licencias a Jorge Manrique). Empero, la mayoría de los integrantes de aquel Guadalajara (Sepúlveda, Villegas, Panchito Flores, Isidoro, Reyes, Héctor Hernández...) eran titulares en la Selección, y varios más (el “Tubo” Gómez, Chaires, Sabás Ponce, Valdivia, la “Pina” Arellano, Jara y alguno más que se esconde en el polvoriento desván de la memoria), frecuentes integrantes de ella.
Además, también había respetables aportaciones de Atlas (Del Muro, Jáuregui, Carlos González, Cisneros, el “Pistache” Torres...) y Oro (Peña, Toño Mota, Felipe Ruvalcaba, etc.).

Por otra parte, y sin abandonar el tema, ahora que se habló de Hugo Sánchez, sus ambiciosos propósitos como técnico nacional y su falta de memoria --su carrera como seleccionado fue modestísima, por decirlo amablemente, comparada con la muy brillante que hizo como integrante de la constelación del Real Madrid--, resulta inevitable reparar en la grosera paradoja de que los mejores medios ofensivos (los “creativos”, les dicen ahora; los arquitectos, se diría, para diferenciarlos de los albañiles de las canchas) del futbol mexicano, son extranjeros: Ludueña, Pereyra y “Sinha”; los mejores atacantes, ídem: Alfredo Moreno, Maldonado y Benítez. Y lo más notorio: el mejor jugador del futbol mexicano saldrá de entre dos argentinos (Ludueña y Alfredo Moreno) y un venezolano (Maldonado).
(Ya después explicará Hugo Sánchez a qué santo --mexicano, de preferencia-- pedirá el milagro de que intente sobresalir en Juegos Olímpicos y Copas del Mundo, un futbol como el mexicano, que vive de prestado).

EL INFORMADOR 24-01-08 IJALH

Temas

Lee También

Comentarios