Miércoles, 28 de Febrero 2024

LO ÚLTIMO DE

|

De alcance nacional

Por: EL INFORMADOR

¿Juanito es el culpable?

Ante los últimos acontecimientos relacionados con la reaparición pública de Rafael Acosta “Juanito”, en la Delegación de Iztapalapa, los representantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) ante la Asamblea del Distrito Federal se han rasgado las vestiduras y han culpado a éste de todo lo malo habido y por haber que suceda en Iztapalapa, pero la cuestión aquí es si en verdad es “Juanito” el culpable de toda esta vorágine “política”.

Porque ciertamente a “Juanito” se le puede tachar de inconsciente, de extravagante, de loco, de mesiánico, de porro, de sui generis, o de lo que usted quiera; pero ¿cómo puede un hombre prácticamente desconocido hasta mayo del presente año ser el único responsable de la inestabilidad política que priva en estos momentos en la delegación política más habitada de la capital de la República?

¿Acaso “Juanito” no es fruto de un contubernio político armado dentro del mismo PRD y las instrucciones públicas dictadas por López Obrador? Malo, sí, muy malo.

Si alguien me hubiera platicado lo que ocurrió en aquella tarde famosa de Iztapalapa (y no me refiero, claro está, a la del Vía Crucis que se revive cada año en aquella localidad): que al frente de un mitin densamente concurrido, López Obrador convocó a los habitantes de aquella delegación a votar en favor de “Juanito”, siempre y cuando éste aceptara renunciar al cargo luego de haber ganado la elección, difícilmente lo habría creído, e incluso podría haber elucubrado que todo se trataba de un “complot” más en contra del tabasqueño. Pero como lo pude ver y oír con mis propios ojos y oídos, luego entonces mi conclusión es otra.

Quienes en realidad están siendo perjudicados por un complot, son los propios habitantes de Iztapalapa, hayan o no votado por “Juanito”. Aunque, en realidad, no estoy seguro de que el término “complot” esté bien aplicado, cuando —repito— públicamente y ante la presencia de miles de personas, la convocatoria se hizo a voz en cuello, misma que luego sería reproducida y detonada en todo el país e incluso en el extranjero (como una muestra de la democracia que se vive en nuestro país y de lo que es capaz un ex candidato presidencial, que si me apuran, pudo haber sido el ganador de esa controvertida contienda).

Por tanto, si usted quiere calificar a “Juanito” como rajón, estoy de acuerdo. Si quiere adjudicarle algún otro calificativo que tenga que ver con la falta de hombría del mexicano que pone su palabra como prenda de honor y luego no la cumple, estoy de acuerdo con quien así lo haga. Pero de ahí a ser el causante de todo el “merequetengue” “político” que se traen en el Distrito Federal (no sólo en la Delegación de Iztapalapa), es otro cantar.

¿Cómo rasgarse las vestiduras luego del engendro que ellos mismos han creado?

CUAUHTÉMOC CISNEROS MADRID / Presidente de Comunicación Cultural A.C., Asociación de Periodistas de Prensa, Radio y Televisión.
Correo electrónico: ccmadrid@att.net.mx

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones