Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 18 de Noviembre 2019
|

Crónica con algo de editorial

Por: EL INFORMADOR


POR MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR


La espléndida voz de la cantante, actriz, bailarina y premiadísima, Liza Minelli (1946…) se dejó escuchar con las notas de "Teach me Tonight", ante la ovación de un público emocionado, con lo que empezó lo que sería una velada inolvidable. Su voz por sí misma explica el alboroto que sucedió en Brodway cuando Minelli sustituyó a Julie Andrews en el musical "Víctor o Victoria", "cuyas ovaciones fueron las más largas jamás escuchadas en un escenario". Entonces Liza tenía 19 años.

Como si el tiempo no hubiera pasado, la Minelli se deslizó con la gracia y la armonía que únicamente poseen los artistas que son diestros en todos los géneros: canto, actuación, baile, y la sencillez del decorado del foro del auditorio Telmex resaltó el glamour y logró la concentración en la calidad técnica y las anécdotas narradas por la actriz-cantante que rememoraron momentos importantes en su legendaria carrera.

Enseguida cantó Sara Lee y para llegar a "Best Friends", recordó la ocasión en que Kate Thompson estrenó un departamento con todas las panorámicas imaginables hasta que la situó frente a un espejo y le dijo: mi imagen favorita es ésta. El show no tuvo interrupción. Mientras cambiaba de atuendo nos permitió escuchar un hermosísimo solo del baterista, y la musicalidad subió de tono cuando al escenario llegó el cuarteto de excelentes bailarines y cantantes que, a semejanza de los hermanos Williams, acompañaban a su madrina la actriz y cantante Kate Thompson y como un homenaje, compartieron con Liza Minelli, canciones y bailes.

La sólida y espectacular presencia de Liza Minelli se acentuó al asegurar que una de las mejores cosas de la vida es que un amigo componga una canción para ella, como fue el caso de "New York, New York", desde luego no faltó la canción, tema de la película con la que obtuvo el Oscar a la mejor actriz en 1972: "Cabaret".

La emoción, pero sobre todo el talento de la Minelli conquistó al público en un escenario que tiene todo para llegar a ser el más importante del país y de la región, en materia de entretenimiento. Yo me quedo con las palabras que iniciaron su presentación: "Estoy feliz en su hermoso país, en su bella ciudad y con sus encantadores rostros".

Sin embargo, a diferencia de los teatros internacionales, a los que aspira a parecerse el auditorio Telmex, los acomodadores de personas que llegan tarde, no cesaron en su tarea, interrumpiendo el espectáculo con sus lucecitas, hasta que Minelli iba en la cuarta canción, entonces empezaron a llegar espectadores más espaciados, de tal manera que la última pareja al auditorio entró a las 10 de la noche. (El show terminó a las 10:30). Eran un anciano y una joven.

Por respeto a la mayoría que llegamos a tiempo, a los artistas que tienen toda una vida de trabajo sobre sus hombros, por consideración, debería aclararse en el boleto de acceso que quienes llegan tarde deben esperarse al intermedio o como en este caso que no hubo un intermedio, deberán sentarse en los lugares más cercanos a la entrada para no distraer.

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.

Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios