Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 11 de Noviembre 2019
|

Cada 25 de noviembre en Mezcala

Por: EL INFORMADOR

Como en el común en los pueblos mexicanos, en Mezcala, municipio de Poncitlán, Jalisco, también es considerable el número de fiestas que celebran a lo largo del año. Sin  embargo, la que festejan justo el día de hoy, 25 de noviembre, tiene una importancia particular, porque conmemoran la prolongada lucha que hace casi 200 años realizaron los indígenas cocas insurgentes en defensa de su territorio. No fue una gesta menor, pues durante cuatro años, de 1812 a 1816, un puñado de valientes indígenas apoyados por los pueblos de la ribera del Lago de Chapala, se fortificaron en la Isla de Mezcala haciendo imposible que fuera tomada por el “poderoso” Ejército español, a pesar de las grandes naves y poder de fuego de que dispusieron. Los indígenas rebeldes hicieron alarde de combatividad y creatividad militar, frustrando los ataques realistas.

Ésta es la fuente de la rebeldía ancestral de este pueblo. Y de entonces a la fecha se puede encontrar una línea de continuidad en la defensa de su tierra y sus recursos naturales. Los invasores de hoy no son los mismos, pero sí tiene iguales objetivos. Los gobiernos mantienen el típico apoyo a los capitalistas que a lo largo de 200 años han pretendido apoderarse de este territorio, de forma similar a como lo hicieron en otros pueblos ribereños de Chapala.

Para que esta gesta no se olvide, dicen en Mezcala que “cada 25 de noviembre su historia, junto con sus muertos, pasean por el pueblo, por el lago, por la isla, salen y susurran a su oído los cuidados que deben tener a su territorio, a su herencia. Dicen que vienen a recordarles que son los dueños legítimos de las más de tres mil 600 hectáreas de territorio, además de la posesión de la Isla de Mezcala”.

No es seguro que el día de hoy, como otros años, el pueblo de Mezcala se llene de funcionarios del Ayuntamiento de Poncitlán, de las secretarías de Cultura y Turismo, del INAH y de académicos que consideran que la mejor manera de celebrar la resistencia del pueblo coca es convirtiendo a la isla y al pueblo en centro turístico. De hecho, ellos son los únicos que no están invitados a este festejo.

Lee También

Comentarios