Sábado, 02 de Marzo 2024

LO ÚLTIMO DE

|

Banco de México

Por: EL INFORMADOR

El periodo de Guillermo Ortiz como Gobernador del Banco de México está por terminar; el Presidente de la República debe mandar en los próximos días al Senado de la República su propuesta para que sea discutida y, en su caso, ratificada. La ley establece la posibilidad de la reelección del gobernador actual, o la propuesta de una persona distinta.

Dadas las diferencias públicas sostenidas entre Ortiz y el Presidente y el Secretario de Hacienda, Agustín Carstens, con motivo de la política monetaria y de tasas de interés al inicio de la crisis económica, es predecible la intención de relevarlo por parte del Ejecutivo federal. En este sentido se ha deslizado en diversos medios que el candidato para suceder a Ortiz sería precisamente Agustín Carstens, quien ayer mismo declaró que estaría dispuesto a aceptar el cargo.

Sin embargo algunos de los miembros más influyentes del sector privado han expresado su preocupación al respecto, pues consideran que la autonomía del Banco de México quedaría en entredicho, y que en este caso sería un retroceso institucional. Por lo que han levantado su voz en círculos políticos, parlamentarios y en el entorno del Presidente de la República, ejerciendo una presión que puede precipitar las decisiones, dada la propensión a no recibir este tipo de manifestaciones en la casa de Los Pinos.

La preocupación es aún mayor para algunos analistas económicos de las casas calificadoras de riesgos, en el caso de la sustitución de Carstens por un hombre con un perfil no identificado con la influyente tecnocracia que ha dominado éstas desde la época de Carlos Salinas de Gortari, y de la que forman parte los dos personajes a los que nos referimos.

En este grupo está el sucesor natural, el subsecretario Werner, pero está impedido legalmente por haber nacido en el exterior. Así ha surgido la figura del actual secretario de Desarrollo Social, Ernesto Cordero, como uno de los más viables, lo que ha levantado estas reacciones dentro y fuera de México.

Considerando la tendencia que Felipe Calderón ha dejado ver en las propuestas y designaciones que han marcado su gobierno, es claro que prefiere la lealtad política que las consideraciones de desempeño y habilidad técnica; lo que ha alimentado las especulaciones de una tentación de intervenir directamente en el gobierno del Banco Central.

Sin duda la independencia del Banco es pieza clave para generar confianza en los inversionistas, sobre todo los extranjeros, y designar a un hombre que reciba consignas desde la Presidencia sería tomado como una mala señal por los mercados y los analistas.

En momentos de crisis económica, la sensatez aconseja no prescindir de un hombre con prestigio internacional y con la experiencia de haber participado activamente en la solución negociada en el exterior a la crisis de 1995. También es prudente mantener al Secretario de Hacienda que debe ahora operar la nueva propuesta de reestructuración fiscal que se negocia con la oposición. Optar por un hombre con enfoque político tanto en el Banco como en Hacienda, en medio de la tormenta, puede ser un grave error estratégico.

LUIS SALOMÓN / Doctor en Derecho
Correo electrónico: luis.salomon@me.com

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones