Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 24 de Septiembre 2018

|

Ayuda insuficiente

Por: EL INFORMADOR

Durante los últimos años, tanto los comerciantes como los banqueros han dedicado enormes esfuerzos y recursos a desarrollar mecanismos de venta y financiamiento a plazos, con la intención de incrementar el volumen de sus operaciones.

Ante esto, no sorprende que por un lado empiecen a proliferar los bancos operados por cadenas comerciales que ven en el crédito un atractivo negocio, y por el otro, que las filiales en México de bancos internacionales resulten las más rentables de su mapa de inversiones.

Efectivamente, la paulatina bancarización a que ha estado sujeta la población mexicana le ha permitido a los bancos ir incrementando su volumen de negocio, pero también es cierto que ante el desconocimiento en materia financiera de buena parte de los usuarios, ha tenido lugar un gran número de abusos tanto en las tasas que se cobran por los créditos concedidos, como por las abultadas comisiones que se cargan por prácticamente todos los servicios que se ofrecen.

Ante esto, la Procuraduría Federal del Consumidor ha venido dictando una serie de medidas de control para los servicios financieros, siendo una de las más importantes la que se pone en marcha el día de hoy: informar a la clientela de manera clara en los contratos y estados de cuenta el Costo Anual Total (CAT) de los financiamientos, así como la tasa de interés anual ordinaria, la moratoria, el monto del crédito, las comisiones que se cobren y los riesgos que corre el consumidor al contratar este tipo de operaciones.

Con esto, los clientes estarán en condiciones de saber la carga que representan los compromisos contraídos, para después comparar qué tan atractivas les resultan las ofertas con que lo atacan continuamente los comerciantes y financieros.

Es un hecho que durante décadas se ha sacado ventaja a la población al no darle a conocer el detalle de los compromisos que asume al consumir, pero siendo realistas, es tal la ignorancia en materia financiera en general, que el mero conocimiento del CAT no representa garantía alguna de que tales abusos vayan a desaparecer.

En tanto no se avance en la educación en general y en promover el conocimiento de los más elementales conceptos financieros que debe manejar el consumidor, la labor seguirá inconclusa.

Temas

Lee También

Comentarios