Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 12 de Noviembre 2019
|

Ayer... y hoy

Por: EL INFORMADOR

Otra vez ¿en la Edad Media?

Un poco de Historia: Hace 500 años, es decir en el siglo XV (números más números menos) en el Continente Europeo se vivía en la época llamada “La noche de la historia”, otros la llamaron “La época del oscurantismo” es decir “La Edad Media”, en la cual todos los países, salvo Italia como luego veremos, vivían en una etapa de atraso cultural y económico, las ciencias y las artes se encontraban recluidas en los conventos y monasterios, el pueblo vivía en la pobreza y los Señores Feudales, Condes, Duques, etcétera, gozaban de todos los privilegios a tal grado que para justificar su ignorancia y analfabetismo se decía: “El Señor no firma porque es noble” (no sabían ni leer ni escribir).

La excepción a lo anterior como ya se dijo era Italia y en particular Florencia, Roma y Venecia, ciudades que como consecuencia de los grandes descubrimientos marítimos y el comercio de las especias y la seda con el cercano oriente se enriquecieron rápidamente y sus gobernantes se convirtieron en mecenas de pintores, escultores, arquitectos y orfebres; las ciencias y las artes abandonaron los claustros iniciándose así la etapa llamada “del Renacimiento” y con él las obras de Miguel Ángel, Leonardo, Rafael, Benvenuto Cellini que enriquecieron y embellecieron a las ciudades arriba señaladas; también fue la época de los vicios y los desmanes de los Borgias, César y Lucrecia, que amparados en el ser hijos del Papa, cometieron tropelía y media asesinando o desapareciendo a sus enemigos o amantes sin ser juzgados.

A tal grado llegó la corrupción que el mismo Papa Pablo III, olvidándose de su función como pastor de la Iglesia Católica, protegió a transgresores de la ley y así al orfebre Benvenuto Cellini cincelador, incomparable y sus obras de orfebrería finamente elaboradas pero culpable de un asesinato, lo exculpó diciendo que “los hombres únicos en su arte no deben someterse a las leyes” (ojo con esto).

Todo lo anterior viene a cuento porque de acuerdo a las últimas noticias parece que en nuestro país estamos volviendo al pensamientos de hace cinco siglos, es decir, a la llamada Edad Media, nos regresan al siglo XV ¿a la edad del oscurantismo? Pues al calificar México frente a El Salvador para que asista al campeonato mundial de futbol que se celebrará en África, el director técnico de la selección nacional para demostrar su agradecimiento para con uno de los jugadores, que según él se convirtió en el gran líder del equipo, manifestó: “Hay que tenerlo entre algodones” él es un ídolo en este país; “todos queremos al Cuau, haga lo que haga, tiene ese don aunque sea un ped...”.

Y aquí surgen unas obligadas preguntas: ¿Por el hecho de que este jugador sepa darle de patadas a un balón debemos considerarlo un ídolo y justificarle su conducta inapropiada de “borrachote” como también fue llamado, ¿se le puede considerar excepcional y por lo mismo todo se le debe perdonar? Si así es ¡pues bien quedamos! Es bien sabido que en el futbol los jugadores tienden a salir de fiesta por las noches sin importar si van a entrenar o a jugar al día siguiente y los ejemplos abundan.

Andrade, quien perdió una pierna por andar de parranda, Galván de la Sub 17, Medina, El Gio y etcétera, etcétera, pero no por eso se les va a justificar esa conducta inapropiada y menos perdonar sus desmanes ¿o éstos son los ejemplos de la juventud?

Lee También

Comentarios