Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 18 de Diciembre 2017

|

¿Atentado o accidente?


Mi primera reacción fue: “Que me convenzan de que no fue un atentado”. Hasta el momento todo indica que fue un accidente, pero son muy pocos los que lo van a creer. Ésta es una de las peores herencias que los gobiernos recientes nos dejaron, pues nunca clarificaron asesinatos, accidentes ni supuestos suicidios. Desde la muerte de Luis Donaldo Colosio; crisis, rupturas, pérdida de la confianza ciudadana, fabricaciones, homicidios y accidentes nos han llovido. Sí, sin datos puntuales y concretos, producto de una profunda investigación, no es posible aventurar conclusiones.

No se incurre en especulación alguna si tomamos en cuenta “la guerra” que desató el Gobierno de Calderón contra el crimen organizado y el narcotráfico, y sobre la posibilidad de que se pudo tratar de un atentado. Debemos entender que los narcotraficantes son capaces no sólo de tirar aviones, colocar bombas en helicópteros, matar jueces, policías, secretarios de Estado; sea en México, sea en Colombia o en cualquier lugar donde los gobiernos se atraviesan a los criminales.

Si fue accidente, que se digan las causas. Si hubo fallas técnicas, que se explique en qué consistieron. Si se trató de un error humano, que también se dé a conocer. Pero de manera transparente, clara, sin contradicciones ni, mucho menos, ocultamiento de información.

La lealtad hacia Mouriño impone que Calderón no caiga en el mismo error de Carlos Salinas de Gortari, que se conformó con la versión poco creíble del “asesino solitario” Mario Aburto. Vicente Fox por igual, cometió el error de “echarle tierra” a la muerte de su secretario de Seguridad Pública, Martín Huerta, en un accidente de helicóptero, sin la debida investigación. Hoy se sabe que existen evidencias que Vicente Fox fue sometido por los grupos criminales, a los que había dejado hacer a placer. (Cómo hiciste daño, Fox, con tus fanfarronadas).

No es necesario colocar una bomba dentro de un avión para cometer un atentado. Según la ciencia forense especializada en tragedias aéreas, son miles las causas que provocan la caída de un avión. Y dentro de esas causas las hay de lo más inverosímil y absurdo; el cansancio de materiales desgastados adrede o dejar pegado en sensores de temperatura un simple adherible, o por la falta de un tornillo quitado con toda intención.

Para llegar a una conclusión como las anteriores lleva semanas o hasta meses de investigación. En suma, es un trabajo monumental que hace imposible saber en dos o tres días si es o no un accidente. Porque en efecto, sin evidencias, sin el trabajo y los resultados de los científicos forenses de aviación, las probabilidades de que se haya tratado de un accidente son iguales a aquéllas de que haya sido un atentado. Pero si la tragedia se mira a través de la guerra lanzada contra el crimen organizado, ante los golpes que ha dado el Gobierno a las cabezas importantes de los capos de la droga, ante la incautación de verdaderas fortunas en dinero y droga, nadie puede descartar la eventualidad de un atentado.

CARLOS CORVERA / Analista político.
Correo electrónico: corveracmx@hotmail.com

Lee También

Comentarios