Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 20 de Noviembre 2017

|

Apretón parejo

La crisis económica que tuvo su origen en Estados Unidos y ha repercutido en todo el mundo, ha llevado a México a un estado de recesión, según lo reconoció en días pasados el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, agravada a raíz de las medidas preventivas implementadas por el Gobierno federal ante el brote de influenza A H1N1. Empresas, comercios y servicios se han visto especialmente afectados por la suspensión de actividades, y aunque poco a poco se está regresando a la normalidad, la recuperación por las pérdidas económicas será lenta.

Los gobiernos federal y estatal anunciaron una serie de apoyos para las empresas afectadas, mismas que han sido consideradas insuficientes y hay descontento entre los sectores productivos del país. La situación aparece especialmente complicada, pues además la perspectiva a futuro no es nada halagüeña: se pronostica una caída fuerte del empleo, un crecimiento en la economía que dista mucho de las expectativas optimistas que se tenían al inicio de la actual administración, el poder adquisitivo de los trabajadores también va en picada, entre otros muchos malos augurios de especialistas en materia económica, nacionales e internacionales.

Para paliar la situación, el Gobierno federal ha venido convocando, reiteradamente, a que empresarios, comerciantes, prestadores de servicios y la sociedad en general se “aprieten el cinturón”, es decir, sacrifiquen parte de sus ganancias unos, y otros administren su gasto de tal forma que la afectación por la crisis sea menor.

Lo anterior está muy bien, pues sabido es que quien previene siempre tiene, y el ahorro en el gasto, el sacrificio en las utilidades y la búsqueda de fórmulas para la conservación del empleo son medidas positivas; y cada quien en la medida de sus posibilidades las ha ido implementando en su entorno.

Mas, para que el resultado sea el esperado, hace falta que el “apretón de cinturón” sea parejo, y en ello el Gobierno no ha marchado al mismo paso que los sectores productivos. En la actual crisis también el aparato gubernamental debe actuar con responsabilidad, adelgazando nóminas, reduciendo gastos y cumpliendo con el compromiso de ahorrar al máximo. En pocas palabras, predicar con el ejemplo.

Temas

Lee También

Comentarios