Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017

|

Apoyo necesario

El 23 de abril pasado, cuando el Ejecutivo federal informó la alerta de la epidemia de influenza, la actividad porcícola de México sufrió un serio descalabro, luego del anuncio de que el virus era derivado de los porcinos; 80% del consumo de carne de cerdo se desplomó al momento, lo que provocó que el kilogramo de carne de cerdo disminuyera de 21 a 12.50 pesos; pero además ya no se comercializaron durante semanas cerca de 30 mil toneladas de carne, y las pérdidas económicas de la porcicultura nacional se calculan entre los dos mil  y los dos mil 500 millones de pesos.

Ante esta situación, el Pleno del Congreso de la Unión exhortó ayer al Gobierno de Felipe Calderón a que ponga en marcha las acciones financieras de apoyo a porcicultores, y que diga con claridad cuáles son los requisitos para acceder a fondos y programas, así como que considere urgentemente la promoción de compras de carne de cerdo nacional y sus derivados por parte de las instituciones gubernamentales, como el Ejército, la Marina, la Policía Federal, la Secretaría de Desarrollo Social y DIF, entre otras.

El Pleno demandó también del Gobierno federal que establezca un fondo emergente de compensación para apoyar la comercialización de las existencias acumuladas, y que en el acuerdo promovido entre los productores y la industria para preferenciar el producto nacional en el establecimiento de materia prima, que implica un costo de transacción, éste sea cubierto con apoyo gubernamental.

El Congreso también exhortó a Calderón que instruya a la Secretaría de Economía a que intervenga a favor de la comercialización de carne de cerdo de origen nacional, estableciendo de forma precisa las estrategias para ajustar los niveles de importación, brindando una seguridad de flujo comercial interno para reactivar la economía de la cadena productiva porcícola.

Los apoyos anunciados hasta ahora para paliar los efectos de la contingencia sanitaria han sido destinados a los ramos empresarial y turístico, y se ha dejado en el olvido a la industria porcícola, que dicho sea de paso, en Jalisco tiene especial importancia. El exhorto del Legislativo al Ejecutivo es más que oportuno y debe ser atendido por el Gobierno federal para evitar un colapso mayor de los porcicultores.

Temas

Lee También

Comentarios