Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 18 de Abril 2019

|

Algo más

Por: EL INFORMADOR



LAURA CASTRO GOLARTE

Hasta donde tengo memoria, es la segunda vez que Emilio González Márquez ofrece disculpas públicamente. Y siempre es digna de reconocimiento una actitud así; sin embargo, en el caso del gobernador, no es suficiente.

No lo es, porque en primer lugar sólo se disculpó con respecto a su lenguaje prosaico. Omitió hacerlo por su soberbia, por ese creer que él sabe lo que se tiene que hacer en Jalisco.

Evitó disculparse con los “poquitos” a quienes agrupó en una frase, como parte de la disculpa: “Y a quien se haya sentido ofendido”, así, en singular.

Muchos de esos “poquitos” votaron por él y ahora se arrepienten. Y muchos de los que votaron por otro son afectados por sus decisiones, malas o buenas. Claro que cuentan, y a ver ahora cómo le va con la marcha en su contra.

Otro concepto que no consideró fue la afirmación de que él no da de su dinero porque es para sus hijos, cuando días antes había dicho que si donaba, lo hacía de su bolsillo.

Y el tema del hambre: 15 millones no bastan. Se necesitan acciones serias que vayan más allá de regalar pescados.

La mayoría votó por él, es cierto, pero eso no lo inviste de poder absoluto ni tiene carta abierta para volver a tiempos marcados por el autoritarismo, tiempos de los que apenas nos estábamos despidiendo.

Falta que se disculpe y enmiende, además, por el viaducto, el Río Santiago, por los más de 300 millones de pesos que ha otorgado discrecionalmente, por cruzarse de brazos ante las sospechas que ponen en entredicho a Tomás Coronado Olmos, por desoír y desacreditar a ciudadanos y periodistas que lo critican.

Se necesita algo más que una disculpa por las malas palabras, el exabrupto, el exceso o como se quiera llamar. Los jaliscienses requerimos con urgencia un gobernador que acepte la crítica y tome de ella lo necesario para ser un mejor servidor público; un gobernador que escuche a las minorías y reconozca sus ideas.

Necesitamos un gobernador humilde. Y, entre otras cosas y por lo pronto, necesitamos un gobernador que vaya más allá de las palabras y enmiende sus malas acciones, necesitamos algo más.

Retomo la propuesta del doctor Víctor Ramos Cortés, académico de la Universidad de Guadalajara: que en un plazo de 30 días a partir del día 24 de abril, el gobernador presente una iniciativa ante el Congreso local para que se incluya en la Ley de Participación Ciudadana, la revocación de mandato. Sería muy bueno para él y, por ende, para este Jalisco que ofendió.

LAURA CASTRO GOLARTE / Periodista.
Correo electrónico: lauracastro05@gmail.com

Lee También

Comentarios