Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
|

Acotaciones al presupuesto

Por: EL INFORMADOR

A manera de un comentario adicional, enseguida vamos a intentar hacer una breve apostilla acerca de la reciente aprobación por la diputación federal, del Presupuesto de Egresos de la Federación para el próximo año, o sea el proteico 2010, simbólico para México por sus dos grandes convulsiones históricas anteriores, y del que seguramente la Cámara de Senadores, salvo breves modificaciones, seguirá la misma tónica del ambiente neoliberal que desde hace rato prevalece en nuestro país.

Si revisamos, aunque sea a la ligera, los recursos públicos que ostentan la sobrevivencia de nuestro país, consideramos que se trata de un Presupuesto de Egresos fundamentalmente político, pues se ve a simple vista, que la astronómica suma de tres billones 176 mil 332 millones de pesos, que como decíamos constituirá el soporte básico del gasto público, tiene un claro matiz político; destaca la injerencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI), seguido del partido azul, y a la greña con esos dos, se sitúa el PRD, en donde cada uno de ellos jaló agua para su propio molino.

Desde luego, consideramos que este presupuesto no contempla en principio el proyecto inmediato para promover la reactivación del crecimiento económico, aunque cabe destacar que de manera general, las entidades federativas gobernadas por priistas, que son la mayoría del país, son las beneficiadas, gracias a los buenos oficios de la bancada priista, seguidas de los estados en manos del panismo y los del perredismo. Se intuye que el propósito de estas medidas implican el compromiso de proporcionar más y mejor atención a las actividades agropecuarias en general.

En lo que se refiere al renglón educación superior, la Universidad Nacional y el Instituto Politécnico Nacional, el popular Poli, salieron bien librados del azote neoliberal.
Hay, sin embargo, otras medidas importantes que seguramente van a ser del agrado del pueblo. Aunque tales medidas son un tanto tibias, pues debieron haber sido más drásticas, de lo perdido lo que se encuentre.

Destaca, por ejemplo, el recorte a los gastos que hacen en Los Pinos, el impedimento a que el Ejecutivo federal disponga de reservas de IMSS, y en especial, es muy positiva la anulación de los recursos públicos para hacer posible el proyecto de la cédula de identidad; las medidas de austeridad para la alta y poco eficiente burocracia (no cabe duda que “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error...”).

Por supuesto, las Fuerzas Armadas obtuvieron un aumento substancioso, y como decíamos, a entidades federales y municipios se les asignó jugosa partida de 441 mil 437 millones de pesos que ejercerán de manera discrecional. Sin embargo, no quedó muy claro si se tomó en cuenta asignar una parte para el gasto designado a Luz y Fuerza del Centro, pues en la fe de erratas aparece en cero pesos. (¿Y el caso de las tres secretarías amenazadas para desaparecerlas? Nadie sabe, nadie supo).

Para dar cima a este comentario, el problema de la pobreza, o como la llaman de manera oficial y un tanto eufemística, el combate a la pobreza quedó inserto en la maraña de artilugios políticos de quienes tienen y ejercen el poder.

MANUEL LÓPEZ DE LA PARRA / Periodista.
Correo electrónico: loppra@economia.unam.mx

Lee También

Comentarios