Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 13 de Noviembre 2019
|

A propósito de corrupción...

Por: EL INFORMADOR

Saber que en América Latina únicamente Brasil supera a México en niveles de corrupción, forma parte de la “información bancaria”, de la que el brasileño Paulo Freire —educador, filósofo y pedagogo— señala que no sirve más de que para acumular recuerdos. Lo que hace necesario que los seres humanos recuperemos la información que nos dé conocimiento y nos motive a la acción.

No sé usted que piense, pero considero que hacemos mal en acostumbrarnos a que exista la corrupción por todos lados. Esta semana, EL INFORMADOR dio a conocer la percepción de la ciudadanía tapatía con respecto a cómo se vienen haciendo las cosas en el Ayuntamiento, con una conclusión vergonzante; sin embargo, tal parece que aquí no ha pasado nada.

Y en efecto, no pasa nada. Ya lo leímos, ya lo sabíamos y punto. Nadie alza su voz —como lo sugiere el Consejo Nacional de la Publicidad—, nadie pone un remedio, todo mundo se deslinda y la danza de los millones de pesos continúa: nuevos millonarios habrán de estrenarse al término del trienio.

Las contralorías informan que aquí no pasa nada malo. Que las obras que se realizan son bien cobradas y puntualmente terminadas, aunque baste ver las condiciones de pavimentación —por señalar sólo un ejemplo— para que, sin ser experto en pavimentación, se dé uno cuenta de las pésimas condiciones en que lo están “arreglando” (recuerde que también se “peca” por omisión).

Botón vial de muestra

Otro ejemplo común: ¿Qué sentiría usted, si su mamá, esposa, hermana o una señora X, va manejando su vehículo (tipo económico) acompañada de una niña de aproximadamente 10 años y de repente una troca se le va encima, lo que la obliga a virar, subirse a la banqueta y estrellar su auto contra una finca?
Es domingo 16 del presente, a las 22:40 horas. El auto quedó estropeado, el troquero patán se dio a la fuga, la niña empieza a llorar y se duele de su brazo derecho, mientras que la conductora —de aproximadamente 30 años— se duele de su cuello, pero al mismo tiempo reacciona buscando saber qué le paso a su hija. Pronto atina a llamar a su seguro y familiares para que vayan a auxiliarla.

Hasta ahí todo “normal”. Luego de una hora llega una patrulla de Auxilio Vial, esto es de Tránsito, y sin mediar palabra, ni preguntar si hubo lesionados, se apresta a remitir el auto al corralón “para asegurar los daños causados a la finca”, a lo que el ajustador responde que ya está solucionado y presenta al representante de la finca, lo que no le satisface del todo a ninguno de los dos tripulantes de la Patrulla V-231 y exigen el equivalente a 20 salarios mínimos para dejar que lleven el auto al taller de reparación —quedó en 12 salarios mínimos—, lo que a punto estuvo de armar una trifulca entre los parientes de la accidentada y los “servidores públicos”, ante el reclamo por la poca… vergüenza exhibida.

Fui testigo del suceso y por fortuna no pasó a mayores, pero la “cadena de corrupción” está por todos lados.

CUAUHTÉMOC CISNEROS MADRID / Presidente de Comunicación Cultural, A.C., Asociación de Periodistas de Prensa, Radio y Televisión.
Correo electrónico: ccmadrid@att.net.mx

Lee También

Comentarios