Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
|

A dos años de distancia…

Por: EL INFORMADOR


Hace dos años, el actual ocupante de Los Pinos cubrió el formalismo legal para convertirse en presidente y lo hizo entre empellones e impugnaciones. Por la puerta trasera llegó al Palacio Legislativo. Mientras en la calle, la cólera de un tercio del electorado era contenida por tanquetas, soldados y policías armados. Antes hubo la ceremonia en Los Pinos en la que, Vicente Fox, en presencia de su sucesor, entregó la banda presidencial a un cadete. Cerró, de esa manera, un Gobierno de traiciones a sus propias promesas, al mandato que recibió seis años antes, a la soberanía nacional, a la decencia republicana y a las esperanzas populares de bienestar, democracia, seguridad, equidad y legalidad.

Habrá que admitir que Fox estuvo acompañado en la intromisión descarada y manipuladora de la elección de 2006, por las cúpulas empresariales, los medios electrónicos, los entornos corporativos trasnacionales y las dirigencias sindicales impulsaron la candidatura de Calderón y denostaron al otro candidato. Por si algo faltara, el cómputo de los sufragios se realizó con tanto desaseo, que la sospecha generalizada de fraude electoral se hizo presente y generó la exigencia opositora de un recuento de los votos, que de realizarse, habría despejado las dudas y cimentado la legitimidad del presidente entrante, quienquiera que fuese. Pero el órgano jurisdiccional, encargado de validar la elección, dio por bueno el recuento que favorecía a Calderón y selló, de esa manera, el destino de su Gobierno.

Desde entonces, el país vive una vasta simulación de Gobierno que emite discursos fracasados en los hechos: Calderón ofreció seguridad pública y combate frontal a la delincuencia, sus estrategias han provocado una espiral de violencia criminal sin precedente; prometió generar empleos y cada mes decenas de miles se quedan sin trabajo; dijo que combatiría la corrupción, y en su administración han proliferado el tráfico de influencias, el amiguismo, las complicidades y la opacidad en el manejo de los recursos públicos; formuló el propósito de buscar el diálogo político y ese no existe; prometió defender la soberanía nacional, y ha insistido en entregar la industria petrolera a las trasnacionales extranjeras; se comprometió a restablecer el Estado de Derecho, y el resultado es que se legaliza un estado policial en el que se multiplican las violaciones a los derechos humanos; prometió pluralismo y tolerancia, y sin embargo, ante sus opositores reales se ha desenvuelto con el golpeteo, la intriga, la cooptación sub
repticia de voluntades y hasta la velada amenaza.

En materia económica, el Gobierno federal se caracteriza por una desesperante indolencia, en consecuencia, los sectores mayoritarios están inermes ante la crisis mundial que se vive actualmente.

El deterioro institucional, ocurrido en estos dos años, es alarmante y ha ahondado la distancia entre el México oficial y las realidades políticas, económicas y sociales del país. Con alarma consideramos que no hay remedio a la vista

MARTHA GONZÁLEZ ESCOBAR / Divulgadora científica. UdeG.
Correo electrónico: marthaggonzalez@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios