Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 15 de Octubre 2018

|

— A pedalear...

Por: EL INFORMADOR


POR JAIME GARCÍA ELÍAS



Dicen que "a la tercera va la vencida". También dicen que esta vez sí va en serio. Más vale que sea cierto...

—II—

Las dos veces anteriores que en Guadalajara se pensó en promover el uso de la bicicleta como medio de transporte, todo quedó en meras intentonas.

La primera, en la administración municipal que encabezó Guillermo Vallarta Plata, la Comisión de Planificación Urbana, a cargo del inolvidable Javier Gómez Corona, hizo los estudios y confeccionó el proyecto correspondiente. La idea consistía en "secuestrar" un metro —el más próximo a la banqueta— de la superficie rodante de las calles, liberarlo de los obstáculos actuales —alcantarillas y bocas de tormenta que pudieran ser trampas mortales, ramas de árboles inclusive— y dejárselo a los ciclistas. Como entonces (pasaron ya casi 25 años: "¡Cómo se va el tiempo, señor Don Simón... y uno sin hacerse viejo!") la vialidad citadina era una delicia, y muy pocos vislumbraban en muy pocos años dejaría de serlo, el proyecto se archivó. Además, ya se sabe, desde la perspectiva política, las cosas sólo se hacen cuando ya se pasó de la urgencia a la crisis; anticiparse a los problemas es malgastar el dinero: eso no da votos.

La segunda, en el trienio que encabezó Fernando Garza Martínez, hubo acciones concretas. Empero, la elección, absolutamente arbitraria, de la primera ruta (por avenida La Paz: ¡haga usted el c. favor!), fue un doble fracaso: algo así como un millón de pesos para construirla, y otro tanto, unos meses después... para destruirla.

Ahora, en la tercera intentona, se pretende habilitar la primera "ciclo-ruta", paralela a la primera línea del "Macrobús", por la Calzada Independencia. Y en ésas andan.

La ventaja es que al alcalde, Alfonso Petersen Farah, lo entiende así: ya no se trata de ninguna ocurrencia peregrina, sino de "un intento desesperado por darle a la ciudad un sistema de movilidad sustentable, porque el actual —el automóvil particular— está a punto de colapsar las calles".

—III—

Si ahora sí va en serio, pues, Guadalajara recuperaría, para bien, su antigua condición —de la que antaño llegó a avergonzarse... y de la que en el futuro se enorgullecería— de "pueblo bicicletero".

Así sea.

Lee También

Comentarios