Jueves, 01 de Diciembre 2022
null
Jalisco

Motoladrones roban celulares, cuentas y estafan

Los delincuentes también se han especializado en usar la información personal para subir las ganancias del delito

El Informador

El pasado martes, dos motoladrones le robaron su teléfono a Javier mientras le pedía un taxi de plataforma a su mamá. Se acercaron, se lo arrebataron y se perdieron dos cuadras después en sentido contrario. Su madre alcanzó a ver que estaban armados.

El celular estaba desbloqueado. Los delincuentes lo mantuvieron así y en cuestión de minutos cambiaron contraseñas de sus cuentas para evitar que Javier bloqueara el dispositivo y ellos pudieran entrar al contenido libremente. El calvario apenas comenzaba.

Los ladrones aprovecharon y desde el WhatsApp comenzaron a pedir dinero “prestado” a los amigos y familiares de Javier; incluso, algunos estuvieron a punto de enviar el dinero. Sin embargo, gracias a que publicó en sus redes sociales sobre el robo, impidió las transacciones, pues la gente se enteró que no era él quien solicitaba el apoyo.

“A pesar de que me estaba ayudando un especialista en sistemas, fue muy difícil tratar de cerrarles las vías. De ser un robo de un celular se volvió una pesadilla, porque estaban tratando de quedarse con mis cuentas, con mi identidad. Toman el control y hacen un montón de cosas que provocan más daños. Afortunadamente tuve el privilegio de que, en mi trabajo, me ayudaran a hacer todos los movimientos necesarios para recuperar mis cuentas, pero no imagino por lo que pasa otra gente sin ese apoyo. Sentía miedo porque tenían toda la información sobre mí”, contó.

Ricardo Rodríguez, ingeniero en sistemas, explicó que los delincuentes han evolucionado, pues no sólo roban los equipos para venderlos, sino que aprovechan para acceder al contenido y obtener dinero de distintas formas, como a través de las aplicaciones del banco o defraudando a los contactos disponibles. Por eso recomendó establecer contraseñas para el dispositivo, pero también para el uso de las aplicaciones, además de mantener cerradas las cuentas de correos y redes sociales. También hacer respaldos para trasladar las imágenes a “la nube” o memorias externas.

Entre enero y noviembre de este año suman seis mil 799 denuncias por robos a transeúntes, quienes han perdido sus carteras, joyas o celulares. Y los motoladrones son los principales señalados en los casos.

Usar el celular en las calles o plazas es un riesgo. Pueden ser víctimas de la delincuencia. EL INFORMADOR/Archivo

JALISCO

Denuncias por robos a transeúntes

De  enero a noviembre
 Año  Delitos
2021 6,799
2020 9,873
2019  14,073
2018 14,877
 2017 16,403
Municipios con más denuncias por robos a transeúntes en 2021
 Municipio Delitos
Guadalajara  3,100
Zapopan 1,026
Tlaquepaque 869
Tlajomulco 582
Tonalá 552
Municipios con más denuncias por robos a transeúntes en 2020
Municipio Delitos
Guadalajara 4,696
 Zapopan  1,592
Tlaquepaque 1,280
Tlajomulco 532
Tonalá 963

Tendencias

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad del Inegi, en Jalisco los robos o los asaltos en la calle o el transporte público se encuentran en el segundo puesto de los ilícitos ocurridos con mayor frecuencia, según la percepción. El primer ilícito fue el  fraude.

En parejas, bien vestidos y hasta en familia, el perfil de los motoladrones

“Bien vestidos”, “con traje”, “en parejas de novios” y “hasta en familia”, es como locatarios y policías describen a los motoladrones que operan en la Zona Centro de Guadalajara, por lo que el perfil de dos hombres a bordo de una motocicleta no es el único que los delincuentes utilizan para robar a sus víctimas.

“Anda uno en las tardes en una moto, como de motocross, con otro cuate hasta de traje. Los dos están cazando a sus víctimas en las paradas del camión, es ahí donde aprovechan. Cuando ven que alguien anda despistado, se regresan en sentido contrario, les arrebatan el  teléfono y así se van hasta que se pierden entre las calles”, explicó un comerciante de un negocio de comida de la calle Juan Manuel.

Los trabajadores de un local de uniformes cercano al paseo Alcalde explican que, además de las paradas de camión, los delincuentes aprovechan el andador para robar teléfonos cuando la gente está sentada en las bancas o cuando se toman las fotografías, especialmente cuando no ven policías.

Los comerciantes, quienes prefirieron ocultar sus identidades “porque seguido los ven pasar en las mismas motos y tienen miedo a que los tengan ubicados”, indican en que los horarios en los que más roban son antes de las 9:00 horas, cuando los trabajadores entran a los locales de la zona. También cuando los policías del paseo Alcalde, de la rotonda de los Jaliscienses Ilustres o de las plazas del Centro se van a comer. Y después de las 17:00 horas.

Entre las calles “favoritas” de los motoladrones se encuentran Hidalgo, Independencia, San Felipe, Reforma, Garibaldi, Pedro Loza, Paseo Alcalde, Liceo, Pino Suárez y Degollado, aunque éstas no son exclusivas.

“Ahorita traemos varios reportes de una moto de bajo cilindraje que va conducida por un señor. Trae a una mujer atrás, que es la que arrebata el teléfono… y en medio traen a un niño. Lo hacen ya como para despistar, para que la gente no sienta desconfianza de que van a pasar”, explicó por su parte un oficial tapatío, quien patrulla en el primer cuadro.

Añadió que las motocicletas de bajo cilindraje no son las únicas que utilizan, también se mencionan motos “de reparto”, deportivas y hasta de pista.

Otro de los agentes explicó que poco pueden hacer frente a los motoladrones cuando no hay flagrancia o cuando el denunciante no está en el lugar, ya que sin alguien que señale al conductor de la moto con la que presuntamente se cometió el robo (en caso de localizarla), no hay delito qué perseguir.

“Aunque por radio se le puede mandar al operativo motorizado, no se le puede detener si no se le encuentra alguna irregularidad, como encontrarle armas, que la moto tenga reporte de robo, placas falsas o andar sin éstas”, comentó el oficial.

Lo anterior, pese a que en la pasada administración, el Ayuntamiento tapatío sumó 200 cámaras de videovigilancia al Escudo Urbano C5 del Gobierno de Jalisco sólo para la Zona Centro de Guadalajara, para mantener vigilado el primer cuadro de la ciudad.

En Paseo Alcalde se reforzó la vigilancia policial, ante el aumento de los robos de celulares. EL INFORMADOR/Archivo

TELÓN DE FONDO

Ofrecen apoyo de los policías

El coordinador intermunicipal de Seguridad Pública de Guadalajara y Zapopan, Roberto Alarcón, recordó a los ciudadanos que pueden solicitar apoyo en el traslado de valores, como efectivo,  a los teléfonos 33-1201-6070 en el caso de Guadalajara. Y en Zapopan, al 33-3836-3600.

Lo anterior, para evitar ser víctimas de algún robo de tipo “conejero”, que usualmente también se registran por delincuentes que se trasladan en motocicletas.

El servicio es gratuito y se realiza al momento, sólo hay que esperar la llegada de los oficiales, quienes no preguntan los montos.

Sólo es necesario informar de qué punto a qué zona se trasladará el ciudadano.

GUADALAJARA

Detienen a 60 en tres meses

De acuerdo con estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Guadalajara es el municipio de la zona metropolitana que lidera en las denuncias por robos a transeúntes. De enero a noviembre pasados, registró tres mil 100 carpetas de investigación por este delito. Le siguen Zapopan, con mil 026,  y Tlaquepaque, con 869.

De acuerdo con el coordinador intermunicipal de seguridad pública de Guadalajara y  Zapopan, Roberto Alarcón, según los mapas de calor que reúnen las estadísticas, el punto más conflictivo del municipio tapatío es el primer cuadro,  mientras que en  Zapopan se concentra en las inmediaciones de las plazas comerciales, debido a la concentración de personas que hay y porque las vialidades cercanas facilitan las rutas de escape de los delincuentes.

En lo que va del año, explicó, la Comisaría de Guadalajara ha recibido sólo 57 reportes de robo de este tipo, mientras que en Zapopan se han contabilizado 44 reportes. Lo anterior, reconoció el coordinador, se debe a que en la mayoría de los casos la ciudadanía prefiere no reportar a la Policía  y poner su denuncia después.

“Dependiendo de las cantidades, si son cantidades importantes, muchas veces sí se hacen los reportes. Cuando son cantidades menores lamentablemente se queda en el robo y no hacen el reporte ni siquiera ante la Fiscalía”.

De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad del Inegi, en Jalisco sólo se denuncia uno de cada 10 ilícitos cometidos. La cifra negra es del 92.9 por ciento.

La Comisaría de Guadalajara informa que, en lo que va de la administración, se han detenido a 60 presuntos motoladrones y retirado de circulación a 108 motocicletas con reporte de robo.

El uso de las motos beneficia a los delincuentes porque suelen utilizarlas para robar a los transeúntes. Mientras las motos robadas les permiten huir más rápido ante la comisión de casi cualquier ilícito.

En el caso de Zapopan han detenido a 78 “por tripular motocicletas con reporte de robo”.

Para tratar de evitar que sigan ocurriendo este tipo de situaciones, ambas comisarías han establecido operativos para identificar motocicletas con irregularidades.

Y para 2022 aumentarán una vez que se adquieran 50 motocicletas más para cada municipio.

En ocasiones, dichos operativos se realizan con el apoyo de la Policía Vial, aunque en esta temporada navideña no se llevó a cabo esa coordinación.

“Las Policías municipales ya están facultadas para detener a cualquier vehículo que tenga irregularidades en la matrícula. Sí es muy importante que la Policía Vial nos ayude en poner en orden a todos los motociclistas por lo que acabamos de comentar; es decir, tenerlos mejor identificados, tenerlos registrados en el padrón y  verificar siempre que todos traigan sus placas, lo que nos permite que cualquier persona que cometa un delito y huya en una motocicleta  pueda ser más rápidamente identificada”, añadió Alarcón.

El Centro tapatío es la zona más peligrosa para los peatones; piden evitar el uso del celular en vía pública. EL INFORMADOR/G. Gallo

¿Qué hacer en caso del robo de un celular?

A Laura le robaron su celular el 9 de diciembre por la zona del consulado Americano. Estaba pidiendo un taxi de plataforma cuando pasaron unos delincuentes en una moto y le arrebataron el celular. Los ladrones cuidaron que el equipo no se bloqueara, cancelaron la solicitud del viaje y cambiaron las contraseñas, incluyendo las de su correo electrónico.

Tardó varios días en recuperar sus redes y cambiar contraseñas, aunque el equipo no pudo encontrarlo debido a que los ladrones también entraron al sistema operativo del equipo y desactivaron la función para localizarlo, además de que accedieron a sus cuentas bancarias para hacer movimientos monetarios.

Ricardo Rodríguez, ingeniero en sistemas, explicó que si bien anteriormente lo primero que debía hacerse era bloquear el número ante la compañía telefónica y el equipo mediante el IMEI (código de identidad de cada teléfono), hoy es más importante cambiar las contraseñas del correo electrónico al cual está asociado el teléfono y las aplicaciones desde una computadora u otro dispositivo, para evitar que los ladrones accedan y cambien las contraseñas. Otra opción es que alguien de confianza tenga las contraseñas tanto del teléfono, correos y aplicaciones, para que al avisarle que fue víctima de un robo, sea esta persona quien pueda hacer los procedimientos a la brevedad posible.

Entre las recomendaciones dadas por el coordinador Intermunicipal de Seguridad, Roberto Alarcón Estrada, para evitar este tipo de robos,  se encuentra principalmente el no utilizar el celular en la vía pública.

Sigue #DebateInformador

¿Le han robado el celular en la vía pública?

Participa en Twitter en el debate del día @informador