Jueves, 30 de Mayo 2024
México | Investigadores en León impulsan el diseño de calzado especial

Paso firme contra lesiones del pie diabético

Investigadores en León impulsan el diseño de calzado especial para prevenir las complicaciones

Por: SUN

Los daños en fibras nerviosas generan insensibilidad ante el dolor, frío y calor. EL UNIVERSAL  /

Los daños en fibras nerviosas generan insensibilidad ante el dolor, frío y calor. EL UNIVERSAL /

CIUDAD DE MÉXICO (13/DIC/2010).- Cualquier deportista, jardinero, trabajador de la industria, agente de seguridad o persona con problemas ortopédicos sabe que necesita un zapato apropiado y confortable para realizar sus actividades diarias libre de molestias. Sin embargo, con la mayoría de los pacientes diabéticos no sucede así, pese al alto riesgo que enfrentan de tener serias complicaciones circulatorias en los pies.

Quienes sufren esta enfermedad crónica —unos 10 millones de personas en el país, según datos de la Secretaría de Salud—, la Federación Mexicana de Diabetes y otras instituciones presentan problemas circulatorios, resequedad y pérdida de sensibilidad en los pies, lo que a su vez aumenta las probabilidades de infecciones, úlceras y lesiones que, al gangrenarse, requieren soluciones extremas, como la amputación.

Ante ese panorama, un equipo de científicos encabezado por la doctora María Maldonado Vega, del Centro de Investigación Aplicada en Tecnologías Competitivas (CIATEC) en León, Guanajuato, realizó un estudio comparativo con 427 voluntarios en dicha Entidad, que luego varias empresas locales tomaron como base para el diseño y fabricación de lotes de calzado especiales para las necesidades del paciente diabético en México.

Diferencias anatómicas

En entrevista, Maldonado explica que, en comparación con personas sanas, los diabéticos experimentan cambios fisiológicos que los hacen insensibles a fisuras, roces o presión en los pies. Además, sus extremidades son ligeramente mayores frente al resto de la población, pero al desconocer la existencia de zapato especial que no les produzca molestias, los enfermos suelen utilizar modelos una talla o hasta dos mayor de la que les corresponde.

“Este tipo de calzado tiene un mercado importante que abarca a los pacientes diabéticos que están activos y tienen un seguimiento clínico, pero que aún no han desarrollado problemas como úlceras o lesiones en los pies”, refiere la investigadora, quien realizó más de mil mediciones de 10 parámetros como empeine, tobillo y ancho de pantorrilla entre los participantes de su estudio, que incluyó hombres y mujeres adultos, tanto sanos como diabéticos.

Con esto, la académica del CIATEC generó un cúmulo de información básica que luego fue transferida a empresas leonesas (hasta hoy 12), como parte de una red enfocada al calzado especializado, apoyada por el Gobierno estatal. Así produjeron, con ayuda de un programa informático, prototipos y modelos de zapatos con hormas de mayor amplitud y altura, hechos con materiales que soportan y distribuyen mejor los impactos al caminar y con cortes que reducen los bordes internos de costura.

Tras completar su estudio con personas entre 18 y 76 años de edad y financiado por el Conacyt (al que pertenece el CIATEC) y la Secretaría de Salud, Maldonado llegó a las siguientes conclusiones: las pacientes diabéticas requieren un zapato con variaciones de amplitud que van desde 0.5 centímetros (cm) hasta uno o dos cm en anchos y recios, mientras en el caso de los varones los cambios más significativos se vieron en cuatro parámetros: recio, cintura, empeine y tobillo.

“Un zapato normal tiene un ancho doble E, mientras en el caso del que propusimos puede ser triple y hasta cuádruple E. Ésas son las características principales que permiten a los fabricantes hacer un modelo más acorde con los requerimientos de los pacientes diabéticos”, detalla la investigadora egresada del Cinvestav. Los materiales de manufactura son los convencionales, tanto para exterior como en forros (pieles de bovino, caprino, ovino y venado).

La gran diferencia, según Maldonado, radica en la forma del calzado y en sus técnicas de fabricación, pues incluso se pueden hacer personalizados, como trajes a la medida: “se procura que haya el menor número de piezas que se tienen que unir. Además, el material del forro es el más suave que hay en el mercado, con lo cual las fibras de colágena en el cuero serán más flexibles”.

“El paciente diabético debe mirar, tocarse sus pies, registrar la temperatura que tienen, si hay vello o no, cuidar la salud de las uñas y la forma de cortarlas y, a la hora de comprar zapatos, escoger un par con suela acolchada, sin costuras internas y que no compriman sus dedos”, aconseja por su parte la doctora Rosa María Aguilar Tlapale, presidenta del Comité Científico de la Asociación Nacional Mexicana de Educadores en Diabetes (ANMED).

“Necesitamos decirle a los médicos y a los pacientes diabéticos que ya presentan factores de riesgo como un dedo en ‘gatillo’, el arco caído o el tobillo colapsado, que en México se produce calzado especial de buena calidad para estas condiciones. Esto es un seguro para los pies de esas personas”, añade la especialista, maestra en administración de hospitales y salud pública.

“Entre las indicaciones al paciente diabético están las que derivan de la revisión de la calidad de sus venas; en ese sentido se le dan las recomendaciones de usar ropa holgada que le permita una buena circulación y calzado que no sea muy apretado”, comenta el doctor Cuauhtémoc Mancha Moctezuma, director del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades de la Secretaría de Salud.

Este tipo de medidas, añade el especialista, son un “componente fundamental” dentro de los objetivos de la dependencia a su cargo, que ha establecido programas de acción contra la diabetes mellitus y otras enfermedades. “Si se encuentra en cada caso individual algún indicador de insuficiencia venosa (en el paciente diabético), es obligada la recomendación de que use este tipo de ropa y calzado para que no tenga complicaciones”.

Apoyo a la industria


“El 68% de los pacientes diabéticos crónicos presentan alteraciones antropométricas o anatómicas en los pies. De ellos, 16% tiene antecedentes de úlcera o amputación previa”, escribe Maldonado en su libro “El calzado para diabéticos en México” (Trillas) que resume sus hallazgos. “Un 40% de diabéticos no está enterado de las alteraciones por cambios de sensibilidad en sus pies y hasta 75% de los casos tienen complicaciones”.

La experta en toxicología reconoce que esta clase de estudios, así como la producción de calzado especial a nivel industrial, ya existía en países de Europa, Asia y en Estados Unidos, de donde se exportan pares a México. Sin embargo, aclara, el precio final del producto que ella concibió tiene una marcada diferencia, pues va de 550 a 600 pesos al menudeo en aparador. “Esto es sólo una tercera parte de lo que cuesta el producto importado en la Frontera Norte del país”.

Pero la doctora Maldonado no descarta hacer más estudios para tomar medidas del pie en poblaciones de otras zonas (como la costa o el centro), ya que la anatomía presenta algunas variaciones, en beneficio no sólo de la gran cantidad de diabéticos que hay en el país, sino de la industria del calzado, sobre todo en León, que concentra 60% de la producción nacional.

“Queremos seguir trabajando con plantillas para poblaciones de diabéticos, pero ahora un poco más cerca de los hospitales, donde podremos contar con un mayor número de pacientes para hacer estos trabajos de estadística”, anticipa la doctora Maldonado.

Padecimiento silencioso
Educación, indispensable en el manejo de la enfermedad

CIUDAD DE MÉXICO.-
Todos: los médicos, pacientes, familiares y sociedad en general debemos “alfabetizarnos” para saber cómo actuar ante los casos de esta enfermedad, dadas las dimensiones epidémicas que hoy alcanza, recomienda la doctora Rosa María Aguilar, presidenta de la Asociación Nacional Mexicana de Educadores en Diabetes (ANMED), A.C.

“Si instruimos adecuadamente a las personas afectadas —hay estudios que así lo demuestran— pueden reducirse hasta 70% las amputaciones y en más de 80% los ingresos hospitalarios por complicaciones asociadas con este problema de salud pública, añade la especialista, quien considera que en el país deben ampliarse los esfuerzos para hacer llegar al público información accesible sobre el tema.

En esa dirección, la ANMED realiza actividades como congresos, talleres, etcétera, enfocadas a la difusión de esta problemática, además de promover y desarrollar programas de educación terapéutica como medios para el control y prevención de ese trastorno. En su página web (www.diabetesanmed.com/homepage.html) donde difunde videos, tips de alimentación y otros aspectos, también pueden consultarse esos programas en forma gratuita.

Información en la red


Uno de ellos, denominado “siete secretos para vivir con diabetes”, tiene una parte muy importante dedicada al cuidado de los pies, con una lámina explicativa muy sencilla donde se detalla cuáles son los datos de alarma y cuándo es necesario que el paciente acuda a consulta. “Se le indica qué debe explorar el médico, la sensibilidad, la estructura del pie, cómo pisa, cómo se apoya y si hay algún endurecimiento o callosidad”, precisa Aguilar.

Otros medios virtuales en donde los pacientes pueden encontrar información médica relevante y actualizada y consejos para sobrellevar este padecimiento y mejorar su calidad de vida son la página web de la Secretaría de Salud (www.salud.gob.mx), así como una de reciente creación, patrocinada por los laboratorios AstraZeneca y Bristol Myers Squibb (www.controldediabetes.com.mx).

En la página web (www.diabetesanmed.com/homepage.html) se difunden videos, tips de alimentación y otros aspectos para tratar la diabetes

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones