Viernes, 05 de Marzo 2021
null
Jalisco

Los niños, los más afectados por la operación de los “minicasinos”

Los vacíos legales y la falta de operativos provocan que esta actividad  continúe,  principalmente en tienditas de  zonas  periféricas

El Informador

Los niños que frecuentan las máquinas tragamonedas entran en una modificación de sus hábitos y costumbres. Pierden la noción del tiempo, adquieren vicios y  malas costumbres, por lo que son los principales clientes de este negocio ilícito, que está sin control en las zonas periféricas de la metrópoli.

Expertos indican que, detrás de estas maquinitas, hay daños a la economía, al subdesarrollo personal, al aprendizaje y daños en su estructura mental, porque no avanzan.

Lo grave es que, cuando se vuelve una adicción, los menores de edad buscan otras maneras de hacerse llegar de recursos para seguir jugando. Así inicia el mal hábito.

Según el estudio “Prevención y combate al juego ilegal” del Gobierno federal,  se remarca que las máquinas tragamonedas “son una fuente de corrupción de menores. Su uso no es un juego, es una adicción que abre la puerta a la delincuencia”.

Recuerda que las aparatos que se encuentran instalados en lugares sin autorización de la Secretaría de Gobernación son ilegales. 

“Su uso no es un juego, es una adicción que abre la puerta a la delincuencia”.

En el documento se presume que detrás del uso y la instalación de este tipo de máquinas existe una amplia red de delincuencia organizada. “De acuerdo con información obtenida a través de la Secretaría de Gobernación, estas máquinas, a nivel nacional, generan un ingreso aproximado de 600 millones de pesos semanales”.

Se añade que representan un peligro latente para la sociedad. “Estudios demuestran que la adicción que genera este tipo de máquinas es considerada por los médicos como la ‘cocaína-crack’ de los juegos de apuestas”.

Entre los efectos negativos, se puntualiza también que la adicción de menores de edad a las maquinitas  implica en la mayoría de los casos deserción escolar. 

“Y va acompañada de actos de violencia para obtener dinero (robos o pandillas). Generan una falsa expectativa para obtener recompensas económicas sin hacer mayor el esfuerzo”.  

Por eso se recomienda a los padres de familia vigilar cuando los menores tienen esta “afición” para actuar de inmediato.

Se estima que cada maquinita deja ingresos mensuales de entre tres mil y 12 mil pesos. EL INFORMADOR/Archivo

RADIOGRAFÍA

Colonias con más operación de maquinitas

Zapopan

El Colli, Constitución, Las Mesas, Miramar, Nuevo México, Tabachines, Arenales Tapatíos y Santa Ana Tepetitlán.

Tlaquepaque

San Martín de las Flores de Abajo y Arriba, Las Huertas, San Pedrito, Las Juntas, El Vergel, Canal 58, El Campesino y El Sáuz.

Tlajomulco

Santa Fe, Chulavista, San Agustín, Valle Dorado, Real del Valle, La Alameda,   San Sebastián y Santa Cruz del Valle.

Tonalá

Santa Paula, Colonia Jalisco y Alamedas de Zalatitán.

El Salto

Las Pintas, San José del 15 y Delegación del Verde.

Guadalajara

En la Zona Oriente y las colonias colindantes con Tlaquepaque y Zapopan.

PRODUCCIÓN

Ingresos

Se estima que cada maquinita deja ingresos mensuales de entre tres mil y 12 mil pesos.

Interviene la Corte

En diciembre pasado, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró inconstitucional  la penalización de las máquinas tragamonedas clandestinas, tras conceder un recurso de amparo interpuesto por Erick González Eulogio, quien en 2017 fue acusado por la Procuraduría General de la República (PGR) por operar en Puebla este tipo de aparatos sin permiso de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Los ministros de la Primera Sala resolvieron que el Artículo 12, fracción II, de la Ley Federal de Juegos y Sorteos, así como el diverso numeral 12 del reglamento de ésta, resultan inconstitucionales por contravenir el principio de legalidad en materia penal; es decir, hay falta de claridad en dicha ley, la cual fue promulgada en 1947 (no ha sido reformada).

El Artículo 12 de la Ley Federal de Juegos y Sorteos establece que se impondrá prisión de tres meses a tres años y multa de 500 a 10 mil pesos (y destitución de empleo en su caso), “a los dueños, organizadores, gerentes o administradores de casa o local, abierto o cerrado, en que se efectúen juegos prohibidos o con apuestas, sin autorización de la Secretaría de Gobernación, así como a los que participen en la empresa en cualquier forma”.

En la sentencia, los ministros también hacen referencia a los “juegos prohibidos o con apuestas” establecidos en los dos primeros artículos de esta ley. En el artículo dos se precisa cuáles son los juegos y sorteos permitidos, mientras que en el resto, se aclara, se considerarán como prohibidos.

Pese a esto, la SCJN consideró que el ordenamiento legislativo no precisa de manera suficiente qué debe entenderse por “juegos de azar y juegos con apuestas”. 

Se recuerda que en la Controversia Constitucional 114/2013 se resolvió que “las actividades prohibidas por el Artículo 1 de la Ley Federal de Juegos y Sorteos tampoco se encuentran mínimamente detalladas o precisadas por el legislador”.

En el documento del proyecto de resolución se añade que, “de este modo, la ley en sentido formal y material no describe de manera clara, precisa y exacta, cuál es la acción sancionable, incluyendo todos sus elementos característicos, condiciones, términos y plazos, como lo exige la jurisprudencia de este alto tribunal al interpretar el Artículo 14 constitucional”.

Vacíos legales y la desactualización de la Ley Federal de Juegos y Sorteos provocan que “minicasinos” operen sin control en tienditas, pequeñas farmacias y hasta en casas de la metrópoli. EL INFORMADOR/F. Atilano

SALDO DEL AÑO PASADO

Pendientes de destrucción, 30 aparatos en Guadalajara

El Ayuntamiento de Guadalajara tiene pendiente la destrucción de 30 máquinas tragamonedas que se aseguraron durante el año pasado, informó el director de Inspección y Vigilancia, Julián Enrique Cerda.

“No las hemos destruido porque estamos por  elaborar el documento con el cual se acredite el aseguramiento y la puesta a disposición de las mismas a la Fiscalía, y con base en ello proceder a la destrucción”.

Informó que la mayoría de los aparatos se decomisó en las colonias del Oriente de la ciudad. “Oblatos es una zona problemática”. Otros de los puntos rojos son las colonia de Polanco, Huentitán y por 8 de Julio.

Cuestionado con relación a las denuncias de algunos comerciantes sobre los inspectores que les dejan operar las máquinas de azar a cambio de la entrega de dinero, el funcionario municipal informó que no tiene conocimiento de algún procedimiento abierto por corrupción relacionada con este tema en contra del personal de su área.

Debido a que se trata de un negocio ilegal, por lo que los comerciantes no acudirán a presentar una queja por este tipo de casos, recordó que cualquier irregularidad se puede denunciar, incluso, de manera anónima.

“Independientemente de eso, invitamos a la ciudadanía en general a que acuda a la Contraloría Ciudadana a realizar ese tipo de señalamientos por denuncias, que incluso pueden ser anónimas para que ellos procedan con la  investigación administrativa y, en su caso,  sancionar al servidor público”.

Aseguramientos

“Al momento de la inspección se constató la actividad de las máquinas de azar tragamonedas”, se destaca en el reporte del decomiso de dos  maquinitas que operaban en un negocio ubicado en la colonia de la Soledad de Nextipac, en Zapopan. Así inician los reportes.

Entre 2015 y 2020, en los municipios de Guadalajara, Tlaquepaque, Tonalá y Zapopan se han decomisado dos mil 379 aparatos de ese tipo, de los cuales seis de cada 10 fueron asegurados en este último (mil 326).

En septiembre pasado, el Ayuntamiento de Zapopan destruyó 131 máquinas tragamonedas. Durante el evento, el alcalde Pablo Lemus Navarro destacó que mantendrán estas acciones para prevenir el vicio entre los jóvenes por los juegos de azar y apuestas, que son quienes utilizan mayormente estos aparatos que se instalan sin permiso de la autoridad en las tiendas de abarrotes, pequeñas farmacias o domicilios particulares.

“Esto nos ocasiona no solamente que el poco dinero que traen las familias en los bolsillos se vaya en este tipo de cosas, sino que fomenta el tema de la ludopatía entre los niños y las niñas”, señaló el presidente municipal.  

Tras destruir 58 aparatos en el municipio de Guadalajara en agosto pasado, Julián Enrique Cerda, director de Inspección y Vigilancia, declaró que el dinero asegurado en éstos se destina al DIF Municipal para ayudar a la asistencia social.

Aunque no se dio a conocer el monto asegurado en los dispositivos utilizados como “minicasinos” en distintas colonias de la metrópoli, de acuerdo con la información otorgada vía Transparencia por los Ayuntamientos de Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco de Zúñiga, las multas aplicadas en los últimos seis años por la operación ilegal de éstas superan los 10.4 millones de pesos.

Lo anterior, debido a que los reglamentos de Comercio de los municipios prohíben el funcionamiento de las máquinas, en los casos en los que carezcan de permiso de la Secretaría de Gobernación, que es la única dependencia responsable de otorgarlos.

A pesar de los aseguramientos de maquinitas, no hay detenidos por esta práctica ilegal. EL INFORMADOR/Archivo

VOZ DEL EXPERTO

Falta una reforma

Javier Espinoza de los Monteros, académico de la Universidad de Guadalajara

Luego que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolviera que la Ley Federal de Juegos y Sorteos no es clara en la prohibición de las máquinas tragamonedas porque fue promulgada en 1947 y desde entonces no ha sido modificada, el académico Javier Espinoza de los Monteros considera que es necesaria una reforma.

Recordó que estos aparatos operan desde hace más de una década, “auspiciados, en algunos casos, por la corrupción de los Ayuntamientos, de los funcionarios de Reglamentos”.

En esa reforma, dijo, se tendría que precisar cuáles son los “juegos de los casineros y cuáles sin estar en los casinos se pueden explotar.  ¿Por qué solamente pueden ser lícitos para unos? Claro que un estanquillo y en una tiendita no pondrán un casino”.

El académico insistió en que es necesaria una reglamentación adecuada, en la que se permita la operación de las maquinitas.

“Que se le dé la oportunidad a la gente de bajos recursos de explotar una máquina o dos. Habrá quien, aprovechando esa circunstancia, tenga 40 máquinas distribuidas en 40 changarros, por lo que tendrá un pequeño casinito, pero nunca va a competir (con los grandes casinos)”.

Acentuó que la Corte debe obligar a la Secretaría de Gobernación a buscar una reforma a la ley que permita fortalecer las finanzas de los Ayuntamientos.

“Para que estas máquinas generen recursos a favor de éstos desde los estanquillos, tiendas y demás”.

Aunque estos aparatos han sido ligados por parte de la autoridad federal a la delincuencia organizada y señalados por generar ludopatía entre los jóvenes, Espinoza de los Monteros acentuó que duda de esas afirmaciones. 

Por ello reiteró que es mejor que haya ingresos a  favor de los Ayuntamientos, “lícitos, por cada máquina tragamonedas en los estanquillos o las tienditas”.

Sigue #DebateInformador

¿En su colonia operan las máquinas tragamonedas?

Participa en Twitter en el debate del día @informador