Martes, 27 de Febrero 2024
null
Jalisco

Más de la mitad de túneles están en riesgo de inundación

Especialistas proponen cerrar los pasos a desnivel peligrosos durante las fuertes tormentas en la zona metropolitana
 

IlseMartínez

Los pasos a desnivel son riesgosos en la temporada de lluvias por la rapidez con la que acumulan agua. Y en la ciudad suman 25 túneles detectados de alta peligrosidad, lo que representa más de la mitad (hay 46 en la metrópoli), según el Instituto Metropolitano de Planeación. Por eso expertos recomiendan cerrarlos durante las lluvias copiosas y prolongadas, para evitar muertes o daños en vehículos.

Entre los más riesgosos está el de Servidor Público y Periférico, donde el 7 de septiembre perdieron la vida dos personas, un adulto mayor y una mujer, quienes no pudieron salir de su auto ante una inundación. También destacan los de Acueducto y Periférico, 8 de Julio y Washington, López Mateos y Las Águilas, López Mateos y Patria y el retorno del ITESO, según el análisis hecho por investigadores de la UdeG en su página Georiesgos Jalisco.

Luis Valdivia, académico de la casa de estudios, explica que definieron las zonas de peligro tomando como referencia la repetición de inundaciones. “El segundo criterio es la altura de la inundación… y el tercero es la velocidad con que se inunda y llega de manera inmediata al desnivel”. Además de los autos que los usan. “Juntando el fenómeno peligroso con la cantidad de población que usa ese paso, indica que es una zona de mayor riesgo”.

El académico Josué Daniel Sánchez Tapetillo enfatiza que los especialistas coinciden en que un factor que propicia que las inundaciones sean cada vez más graves tiene que ver con el aumento de las construcciones sin planeación integral. 

Génesis Hernández, titular del Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte Público, remarca que hacen falta mejores políticas públicas de seguridad vial. “La ciudad está cambiando y nos va marcando las necesidades. Todos los años en el temporal nos enfrentamos a las inundaciones”.

Los túneles más riesgosos. EL INFORMADOR/L. Martínez

Por peligros, proponen cerrar túneles en lluvias

Debido a que más de la mitad de los pasos a desnivel en la ciudad son una zona de alto riesgo de inundaciones peligrosas ante una tormenta, especialistas proponen que los túneles sean cerrados al paso vehicular.

Josué Daniel Sánchez Tapetillo, especialista en temas hídricos, plantea la medición de niveles de agua en los túneles y, mediante la colocación de plumas, que en función del agua acumulada al interior pudieran programarse para que se empezaran a encender algunos semáforos. “Por ejemplo, que señalaran que el túnel se está inundando para evitar el ingreso. Y después de cierto tiempo incluso que las plumas empezaran a descender para que los vehículos dejaran de ingresar a los túneles”.

Comenta que la estrategia podría comenzar a implementarse en espacios con antecedentes de tragedias. “Tendrían que revisarse entre los diferentes métodos y dispositivos, pero que puedan implementarse en el corto plazo, porque cada vez son más frecuentes las inundaciones y no vemos cambios en la gestión del territorio, ni políticas públicas para obligar a las urbanizaciones a que dejen de aportar a las calles, existen pero no son tan estrictas o no se aplican de manera homologada en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Las alternativas están y la autoridad tendría que buscar cuál puede dar mejores resultados para la ciudad”, puntualiza.

Como ejemplo nacional, el especialista recuerda que Ciudad Juárez instaló hace unos años plumas para evitar ingresos a pasos a desnivel que se inundan. “Aunque no hay indicios de automatización, es un buen intento para evitar tragedias”.

Por su parte, José Luis Velázquez, titular de Protección Civil de la Universidad de Guadalajara (UdeG), concuerda en que sería una buena medida poner plumas o señalamientos en túneles. “Para evitar que la gente transite, quizá de una forma electrónica, que se pudiera mover, como los semáforos, para que no cruzaran”.

Añade que urge analizar la manera de evitar este tipo de situaciones, como lo ocurrido en el túnel de Zapopan. “Año con año nos dicen que está solucionado el problema, que ya no va a haber inundaciones, en las reuniones municipales y estatales de protección civil, pero cada año pasa lo mismo”.

Juan Guillermo Márquez, coordinador del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua, destaca que si los temas técnicos están al margen de la agenda política, va a ser difícil avanzar. “Muchas lluvias no son extraordinarias. Si eso sucede con las lluvias ordinarias, imaginemos el escenario para tormentas”.

Falta revisar infraestructura pluvial de pasos a desnivel

Josué Daniel Sánchez Tapetillo opina que también se tendría que revisar la infraestructura pluvial de los túneles, que podrían presentar problemas, ya que las obras tienen un periodo de retorno, que es el porcentaje o la probabilidad de ocurrencia de un fenómeno.

“Normalmente las obras se diseñan en periodos de retorno de los 10 a los 25 años, y para obras más grandes, de hasta 100 años. Si hay una lluvia que excede lo que se consideró para diseño, es probable que haya problemas en el funcionamiento del drenaje pluvial. Podríamos pensar en parámetros más estrictos y exigentes para que no tengamos estas inundaciones tan recurrentes”.

Explica que debido a la profundidad de los túneles, usualmente no pueden descargar en la red de drenaje de la ciudad por gravedad, por lo que deben tener un cárcamo o depósito donde reciben las aguas pluviales, equipado con bombas.

“Las bombas extraen el agua desde esos niveles tan profundos para subirla a la red de drenaje municipal que está más superficial. Sacar el agua mediante equipos eléctricos puede ser problemático, ya que en una lluvia, los equipos pueden fallar, ya sea por falta de energía eléctrica o falla mecánica, o incluso vandalismo, como el robo de cables o bombas, lo cual también afecta el drenaje de los pasos a desnivel”.

Señala que los pasos a desnivel con problemas más recientes, aparte del caso de Servidor Público y Periférico, son López Mateos y Periférico, que se inundan muy frecuentemente, la glorieta Colón y el túnel de Ávila Camacho y Américas, que ya presenta fallas de origen.

“Casi en cada lluvia fuerte se ha inundado, e incluso debido a los encharcamientos durante todo el año, ha habido también accidentes y muertes, relacionados con infiltraciones. O el de Niños Héroes e Inglaterra, que hace años hubo personas fallecidas, muy similar a lo que acaba de ocurrir, que en poco tiempo se llenó de agua y las bombas no alcanzaron a sacarla, y los carros que quedaron atrapados al fondo resultaron en la muerte de algunas personas”.

La infraestructura debe actualizarse al paso de los años para mantenerse vigente y segura para la población. EL INFORMADOR/H. Figueroa

Urbanización descontrolada empeora capacidad de arrastre

Luis Valdivia Ornelas, profesor investigador del Departamento de Geografía y Ordenación Territorial de la UdeG, explica que el aumento de inundaciones en el actual temporal se debe al proceso de urbanización descontrolado, por un lado, y a la densificación, que ocasiona más descargas en los colectores, y cada vez los colectores tienen menos capacidad de conducción de agua de lluvia. “Al no haber cauces naturales, que fueron desaparecidos por la urbanización, el agua se empieza a desplazar por las calles, y eso es la consecuencia de la urbanización, a mayor caudal, y agarra mayor velocidad y concentración, además de mayor capacidad de arrastre”.

El especialista en temas hídricos, Josué Daniel Sánchez Tapetillo, destaca que lo que se está observando en calles y pasos a desnivel tiene que ver no tanto con las lluvias atípicas o el cambio climático, como suelen hacer mención las autoridades, sino un tema multifactorial que no puede achacarse o señalar una sola causa, pero que tiene que ver con el mencionado coeficiente de escorrentía. “En terrenos que no estaban urbanizados tenían un coeficiente de escorrentía del orden del 15 al 20, hasta 30 por ciento, y con la urbanización esos coeficientes suben hasta niveles de 60, 75, hasta 90 por ciento, dependiendo de cómo es ese proyecto de urbanización”.

Especialistas de la Universidad de Guadalajara (UdeG) analizaron que en 2022 se registraron 60 días con lluvia mayor a cinco milímetros, y de esa cantidad, hubo 18 días con inundaciones; es decir, que en uno de cada tres días con tormentas hubo afectaciones.

Pero en este año van 28 días con lluvias mayores a cinco milímetros, y 23 días con inundaciones, lo que significa que en 1 de cada 1.2 días con lluvia mayor a cinco milímetros hay inundación.

UDEG

Analizan las lluvias

De acuerdo con un análisis realizado por académicos de la UdeG, hasta el pasado 7 de septiembre, los túneles con más inundaciones durante el temporal 2023 son 8 de Julio y Washington, con cuatro registros, y el paso a desnivel del ITESO, con tres registros.

CLAVES

El agua causa estragos en cada temporal 

Sitios. Este medio publicó que, en lo que va de la temporada de lluvias 2023, los puntos con más inundaciones en la ciudad son Plaza del Sol, El Deán y Lázaro Cárdenas y Gobernador Curiel, con ocho registros en el primer sitio, y cinco eventos en los otros dos, de acuerdo con un análisis realizado por especialistas de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Casos Édgar Leonel Gutiérrez, profesor del Departamento de Estudios Socio Urbanos de la Universidad de Guadalajara (UdeG), recordó algunas inundaciones graves, como la del pasado 31 de agosto, en la que se suscitaron 23 registros o eventos de inundación.  “Prácticamente cada día que llueve se está inundando. Hacia el sur es la mayor concentración de inundaciones, en sur y poniente”.

Frecuencia. Luis Valdivia Ornelas agregó que observan que las zonas que se inundan recurrentemente, como las vialidades de Isla Pantenaria y Colón. “Y con capacidades de arrastre fuertes, ahora las zonas que se inundan se inundan de manera más peligrosa y es lo que observamos en la inundación de la semana pasada que ocasionó una gran cantidad de  problemas en la población”.

La mayoría de  túneles se convierten en una trampa durante las lluvias, debido a la posibilidad de inundación. EL INFORMADOR/H. Figueroa

TELÓN DE FONDO

Es mejor prevenir las situaciones de riesgo

La temporada de lluvias en Jalisco está llegando y a muchas personas les genera preocupación correr algún riesgo debido a las situaciones que se puedan generar por la cantidad de agua acumulada en las calles.

Boris Vladimir Comi González, segundo oficial de la Coordinación Municipal de Protección Civil y Bomberos Guadalajara, emitió en días pasados, algunas recomendaciones preventivas y reactivas para la temporada de lluvias de este año en la ciudad.

Algunas claves para mantenerse a salvo en la lluvia son: 

Seguir las cuentas oficiales de la coordinación, la cual tiene meteorólogos y geógrafos que están las 24 horas monitoreando las condiciones del área metropolitana de Guadalajara y estar atentos a la actualización de los pronósticos principalmente en un canal que se llama Alerta Temprana Guazap, donde se emiten los pronósticos diariamente. En temporada de lluvias se emiten dos pronósticos al día y se mandan avisos o alertas por lluvias, olas de calor, incendios forestales o mala calidad del aire.

Limpiar las azoteas, evitar la acumulación de basura, hojas o polvo que puede tapar los bajantes o se puede ir a los bajantes, y cuando llueva toda esa basura tapa y puede generar inundaciones al interior de la casa.

Refugiarse o resguardarse si andan en su vehículo o a pie y evitar ponerse abajo de un árbol porque por un lado pueden caer rayos o caerse ramas o el árbol entero y golpear a la persona.4. Si la lluvia atrapa a alguien en la vía pública en vehículo, pararse y tratar de estacionarse en un lugar seguro, que es cualquier sitio que esté fuera de la corriente de agua, entre otras.

TOME SUS PRECAUCIONES

¿Qué hacer ante inundaciones y tormentas?

  • El Gobierno federal recomienda que si se traslada en algún vehículo, prevea que la ruta por donde se trasladará esté libre y no corra el riesgo de quedar atrapado.
  • Si se quedara aislado, suba al lugar más alto posible y espere a ser rescatado.
  • No cruzar ríos, ni a pie, ni en vehículos, la velocidad del agua puede ser mucho mayor de lo que usted pueda suponer.
  • Retirarse de casas, árboles y postes que pudieran ser derribados.
  • Tenga cuidado con los deslaves.
  • Evite caminar por zonas inundadas ya que puede ser golpeado por el arrastre de árboles, piedras u otros objetos.