Miércoles, 27 de Octubre 2021
null
Jalisco

La pandemia agrava rezago en programa estatal de trasplantes

Al cierre de 2019 se realizaron mil 107 trasplantes, mientras que en lo que va de 2020 apenas se registran 377

El Informador

La contingencia sanitaria prolongó la espera de los que requieren un trasplante de órgano o tejido. Jesús Santoyo es uno de los cinco mil 468 en esta condición en Jalisco.

La pandemia provocó que estas intervenciones se ubiquen por debajo del año pasado. El Consejo Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos informa que, al cierre de 2019, se realizaron mil 107 trasplantes. Y en lo que va de 2020 apenas se registran 377.

Santoyo tiene 25 años y desde hace seis recibe tratamiento, debido a que sus riñones no se desarrollaron adecuadamente. Previo a la contingencia, cada mes asistía a la consulta médica para tratar su problema, pero fueron suspendidas en abril pasado por la crisis sanitaria. .

Recuerda que hace tres años salió un donador, “pero no era compatible”.

Debido al COVID-19, los trasplantes estuvieron detenidos entre abril y agosto pasados, salvo en los casos de urgencias.

A Jesús ya lo pusieron de nuevo en lista de espera y actualmente es atendido en la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Lagos de Moreno.

Actualmente hay cinco hospitales privados y uno público en los que se llevan estos procedimientos en Jalisco. En el caso de este último se trata del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional de Occidente del IMSS.

Georgina Velasco, de la Asociación de Trasplantados en el Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, declara que actualmente no pueden atender a los pacientes de manera presencial y, por ello, reforzaron su servicio a través de las redes sociales, en el Gabinete de Psicología y mantienen los apoyos en medicamentos y materiales.

Ante la pandemia, los trasplantes se frenaron entre los meses de abril y agosto pasados. EFE/Archivo

Suman 5 mil 468 pacientes en lista de espera en el Estado

La reducción de trasplantes de los órganos y tejidos que se registró durante gran parte de este año por la emergencia sanitaria del COVID-19 provocó que la lista de espera de las personas que requieren de una cirugía continúe en aumento. 

En Jalisco hay 5 mil 468 en esta situación. 

Vía Transparencia, el Consejo Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos (CETOT) reportó que la mayoría corresponde a los derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con un total de cuatro mil 972 casos.

Selene Rodríguez Macías, psicóloga de la Asociación de Trasplantados en el Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, recuerda que la insuficiencia renal es una enfermedad crónico-degenerativa que, por lo regular, es muy lenta. 

“El trasplante es un proceso largo. El acompañamiento que se les da emocional es, por ejemplo, para la pérdida de la salud en el paciente. A la familia también… porque están en duelo acompañando en este proceso. Les cambia la vida”. 

Una de las preocupaciones de las asociaciones que no pueden estar atendiendo a los pacientes de manera presencial en los hospitales es que muchas personas pueden batallar más para conseguir apoyos para sus tratamientos. 

“Es una enfermedad muy costosa para las familias afectadas porque se tiene que atender desde la nutrición y el medicamento, que son caros. En la asociación también les damos apoyo de medicamentos a bajo costo, se los conseguimos por medio de otras asociaciones o les brindamos donativos”. 

Aunque las atenciones por parte de la asociación se han reducido a la mitad durante la pandemia del nuevo coronavirus, Rodríguez informa que siguen en contacto con ellos. 

“Lo que más les preocupa es su medicamento. Pero es muy caro: una ampolleta de eritropoyetina comúnmente sale por fuera a 700 pesos… pero acá estamos unidos con otra asociación que se llama Salud Renal Integral y nos apoyan en esa parte”. 

A través de esta asociación, los pacientes pueden conseguir descuentos y pagar las ampolletas en 250 pesos. 

La psicóloga informó que la ciudadanía puede encontrarlos en las  redes sociales. Por ejemplo, en Facebook como “Trasplantados Hospital Civil Fray Antonio Alcalde”.

Atienden crisis por la vía telefónica 

Debido a que las asociaciones civiles que apoyan a las personas  en espera de algún trasplante o que presentan enfermedades crónico-degenerativas  ya no pueden atenderlos de manera presencial, ahora lo hacen a través de las redes sociales o vía telefónica. Selene Rodríguez Macías, psicóloga de la Asociación de Trasplantados en el Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, acentuó que ya no van a la oficina. 

Al mes atienden a 30 personas por la vía telefónica, de los cuales alrededor de 40% manifiestan síntomas de ansiedad.  

“Antes de la contingencia nos reuníamos una vez al mes.  Se daba un tema competente a lo de la enfermedad de la insuficiencia renal, ya sea de nutrición, así como médico o psicológico, y después de eso se le daba acompañamiento emocional a las familias o las personas que estaban en hemodiálisis, en tratamiento o en espera de sus trasplantes”. 

Ahora están haciendo llamadas para darles seguimiento. Recuerda que aquellos que van a los hospitales son quienes tienen que acudir tres veces por semana a la hemodiálisis.  “Se les hace una vez al mes una llamada para ver cómo están pasando por este proceso”.  Además de presentar episodios de miedo a contagiarse, también han confirmado crisis económicas, “porque  el apoyo ya no es igual en el hospital”.

En el ámbito nacional se han documentado 237 contagios de COVID-19 en personas trasplantadas. El primer lugar es la Ciudad de México, continuándole Puebla. AP/A. Badrkhani

Jalisco es tercer lugar de casos COVID-19 entre trasplantados

Jalisco se ubica en el tercer lugar nacional con mayor número de casos confirmados por contagios por el COVID-19 en personas receptoras de trasplantes, con un acumulado de 23 (con corte al pasado 14 de diciembre), según datos del Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra). 

A nivel nacional se han registrado 237 casos. El primer lugar lo ocupa la Ciudad de México (103), continuándole Puebla (44). 

A principios de la pandemia por el nuevo coronavirus, las autoridades federales de salud aclararon que no se contaba con la suficiente  información del comportamiento del virus en pacientes con inmunodeficiencias primarias o  secundarias;  sin embargo,  se puntualizó que  quienes  se encontraban en tratamiento se consideraban como un grupo de alto riesgo. 

Por ello, se recomendó  a los programas de trasplantes establecer una línea de comunicación directa con estos pacientes para la identificación y seguimiento de casos sospechosos o confirmados del nuevo coronavirus. 

En el documento de recomendaciones dirigidas al Subsistema Nacional de Donación y Trasplantes se destaca que, en caso de infección o sospecha, se debe evitar que el paciente acuda al hospital, salvo en los casos de urgencias  médicas. 

Se requiere también solicitar a los receptores de los trasplantes que permanezcan en casa, evitar lugares con grandes concentraciones de personas, lugares públicos y realizar viajes. 

“Deben evitar todo contacto físico con personas enfermas o con síntomas respiratorios; cuando te visiten, debes evitar el contacto directo y saludar de beso o abrazo; debes mantener una distancia de, al menos, 1.5 metros con otras personas”. 

Para garantizar la atención sin la necesidad de exponer al paciente, se pide a las instituciones implementar estrategias para que los familiares  acudan a las consultas y reciban los medicamentos, o establecer una vía de comunicación para el seguimiento y la atención no presencial del paciente.

De los 23 casos confirmados en Jalisco, cinco fueron defunciones. Del resto, la mayoría fue dada de alta o se trató sólo de casos ambulatorios.

CLAVES 

Las donaciones

  • Al igual que los trasplantes de órganos y tejidos, las donaciones han registrado una baja durante este año. De acuerdo con información otorgada por Transparencia del  CETOT, en lo que va de 2020 (con corte a octubre pasado), se registran 164 donaciones,  tanto de donantes cadavéricos como vivos, mientras que al cierre del año pasado se realizaron 502. 
  •  Georgina Velasco García,  de la Asociación de Trasplantados del Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, destaca que en el Estado se  tenían avances importantes en esta materia, los cuales se han visto afectados por la pandemia. “En Jalisco sí hay una cultura naciente en cuanto a la donación de órganos… se está trabajando para que esto avance”. 
  •  Para prevenir los contagios por el nuevo coronavirus durante los trasplantes o las donaciones de órganos y tejidos, deberán descartar la donación en los siguientes casos: cuando se trate de un caso confirmado del COVID-19, cuando se tenga alguna enfermedad respiratoria aguda de etiología desconocida, si no se dispone de la prueba por PCR en los establecimientos de salud, si son potenciales donantes con riesgo epidemiológico (exposición a un caso confirmado del COVID-19  o por viaje-residencia en áreas afectadas en los 21 días previos), entre otros. 
  • Se recomienda que todo donante vivo realice medidas preventivas de higiene, de sana  distancia y aislamiento al menos durante los 14 días previos al evento quirúrgico. “En los casos de los receptores de trasplantes de donador vivo se recomienda realizar, tanto al donador como al receptor,  la prueba PCR para el COVID-19”.
  • Por no tener la prueba del COVID-19 se deberá posponer el trasplante hasta contar con ésta, destaca el Cenatra.

DONADORES Y RECEPTORES

Factores de riesgo

Se consideran como factores de riesgo para las actividades de donación y  trasplante los siguientes puntos: 

  • Ser mayor a 65 años,  tener problemas de obesidad  y presentar alguna enfermedad pulmonar o  cardiovascular.
  • Padecer diabetes, así como hipertensión.
  • Trasplantes previos, VIH-Sida, presentar alto riesgo inmunológico y problemas de tabaquismo.

Reactivan programa

A inicios de la pandemia, el Centro Nacional de Trasplantes, en consenso con representantes de las instituciones de salud del país, recomendó la suspensión temporal de todos los programas de donación y trasplante de órganos y tejidos a nivel nacional, exceptuando la realización de cirugías en casos de urgencia nacional (hígado y corazón) y las asignaciones prioritarias (como riñón y córneas). 

En el documento de la reactivación de los programas de donación y trasplantes, publicado el pasado 11 de diciembre por el Cenatra, se precisa que en el contexto de la eventual desaceleración de la epidemia, el pasado 29 de junio se publicó el “Plan de reactivación de los programas de donación y trasplantes” para México, apegado a la estrategia de la “Nueva Normalidad” emitida por el Gobierno federal y Salud.

El plan se actualizó el pasado 11 de agosto,  y la última modificación se tuvo el 11 de diciembre. 

El comité interno de los establecimientos de salud deberá identificar el color del semáforo de riesgo epidemiológico de su Entidad, según lo publicado por la Secretaría de Salud en consenso con los Gobiernos estatales.

Al igual que los trasplantes de órganos y tejidos, las donaciones han registrado una baja durante este año. NOTIMEX/Archivo

Van por la extinción del Consejo Estatal

Tras considerar como innecesario el funcionamiento del Consejo Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos (CETOT), el Gobierno de Jalisco remitió recientemente al Congreso del Estado la iniciativa en la que propone extinguir ese Organismo Público Descentralizado. 

Este medio de comunicación reportó que, en el documento enviado a los diputados, se expone que la propuesta de liquidación del Consejo Estatal fue planteada por el secretario de Salud, Fernando Petersen,  y la coordinadora de Desarrollo Social,  Bárbara Casillas, con el argumento de que su subsistencia resulta innecesaria, pues las labores que realiza pueden ser desarrolladas por la administración centralizada para optimizar recursos.

La iniciativa incluye reformas a la Ley de Salud del Estado para facultar que la Secretaría del ramo asuma todas las funciones, atribuciones y responsabilidad en materia de trasplantes. 

Sobre los trabajadores del Consejo, se plantea que el personal será liquidado conforme a lo dispuesto en la Ley para los Servidores Públicos del Estado. A la Contraloría estatal la instruyen para realizar una auditoría al organismo y, en caso de encontrar alguna responsabilidad, ejercer las acciones correspondientes.

Este año, el Consejo tuvo un presupuesto de 13.8 millones de pesos. Y en  el proyecto de gastos para 2021 figura con 12.4 millones de pesos. 

La desaparición del organismo se plantea como parte de la reingeniería institucional impulsada por la actual administración estatal, que desde su arranque concretó la extinción de dependencias, como el Instituto de las Mujeres, el Instituto de la Juventud, el Instituto del Adulto Mayor, el Instituto de la Artesanía Jalisciense,  el Instituto de Movilidad y  Transporte, así como el Instituto de Fomento al Comercio Exterior, entre otras dependencias.

Sigue #Debateinformador

¿Qué opina de los programas para trasplantes de órganos y tejidos?

Participa en Twitter en el debate del día @informador