Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 19 de Diciembre 2018
Autoridades investigan la casa del matrimonio Turpin, quienes ya fueron encarcelados con una fianza de de nueve millones de dólares. AFP / F. Brown
Internacional

La "casa del horror" que nadie notó en California

Al parecer, a nadie se le ocurrió que el matrimonio Turpin mantenía a sus hijos amarrados, aunque coinciden en que era una pareja extraña 
 

AFP

Una familia rara, sin duda, pero que nunca dio motivos para llamar a la policía: los vecinos de David y Louise Turpin nunca se imaginaron que la pareja tenía confinados a sus 13 hijos.

A nadie le pasó por la cabeza el horror que se vivía dentro de esta casa ubicada en un barrio de clase media de Perris, una pequeña localidad al sureste de Los Ángeles: la suciedad, las cadenas y candados con las que algunos de los hijos de los Turpin eran amarrados.

Muchos vecinos sienten rabia y tristeza de que algo así pasara en sus narices.

Una de las últimas fotos que aparece en su Facebook muestra a los Turpin con sus 13 hijos en una de sus celebraciones de boda. FACEBOOK / David - Louise Turpin

Érica Carmona, que vive a tres casas, llegó a pensar una vez que esos chicos estaban secuestrados, después de que una vez que vio a algunos de ellos con la madre.

"Delgados, tristes, como agachados, sin querer mirar, pensé que tenían una condición especial; una vez me dije 'capaz están secuestrados'", dijo una mujer de 34 años, madre de tres niños.

Pero rápidamente se respondió: "¿Cómo crees? Esa es mi cabeza volando".

Al conocer la historia quedó boquiabierta, pero asegura que nunca vio nada que la alarmara lo suficiente para llamar a las autoridades.

"¿Crees que si hubiera sabido que algo pasaba, que había abuso, no iba a llamar a la policía?"

"Muchas cosas eran extrañas, pero no lo suficiente como para llamar a la policía", coincidió Kimberly Milligan, de 50 años, que desde hace dos años y medio vive en la casa de enfrente a la de los Turpin en la calle Muir Woods. "Pensé que eran papás sobreprotectores a la décima potencia".

"¿Crees que si hubiera sabido que algo pasaba, que había abuso, no iba a llamar a la policía?", dijo por su parte Wendy Martínez (41).

Greg Fellows, jefe de policía de Perris, señaló en una rueda de prensa que nunca antes habían recibido una denuncia referente a la residencia de los Turpin, hoy rodeada por camiones de transmisión de televisoras y cientos de cámaras y periodistas.

"Lugar en el infierno"

Los Turpin no hablaban con sus vecinos: ni los buenos días, o un hola, o un simple saludo con la mano.

El césped de la casa está cortado, pero los vecinos dicen que alguna vez estuvo muy descuidado. Y en el estacionamiento reposan tres autos compactos y una furgoneta. 

Las placas de los carros, personalizadas, tienen juegos de palabras relacionados con Disneyland, parque de diversiones en el que la familia tiene fotos publicadas en Facebook.

Autoridades de California investigan al matrimonio a Louise y David Turpin. AFP /

Al conocer la noticia, Rosenberg Salgado (42) corrió hacia la casa. Su sobrina, Elizabeth Laguna, está desaparecida desde hace tres años y llegó tener la esperanza de encontrarla.

"Como tenía gente encarcelada, me vine corriendo. Pensar que pudiera estar tan cerca de mi", dijo sosteniendo el cartel con los datos de la muchacha, y que espera que "pueda escapar y llamar a las autoridades" como lo hizo una de las hijas de los Turpin, de 17 años, que logró escapar y comunicarse con los servicios de emergencia para denunciar la situación.

Keyla Redd (23) recuerda el pasado día de brujas. Por lo general viene a esta calle porque dice que la gente es muy amable y reparte golosinas de calidad.

Pero al pasar frente a la casa del horror, recuerda que vio a David Turpin "sosteniendo una cruz y una antorcha y diciendo a los niños que en su casa no se celebraba Halloween".

Los hermanos Turpin, a los que Kimberly Milligan describió que estaban "pálidos como vampiros", fueron llevados a hospitales de la zona, donde están siendo tratados por desnutrición y sometidos a otras pruebas de diagnóstico.

Y la pareja está detenida bajo sospecha de tortura. "Hay un lugar especial en el infierno para gente como esa", zanjó Milligan.

Los padres de Turpin, que viven en el estado de West Virginia (este), dijeron a ABC News que estaban "sorprendidos y conmocionados", pero que no habían visto a su hijo o a sus nietos en cuatro o cinco años.

En una página de Facebook bajo el nombre de David-Louise Turpin se puede ver a la pareja celebrando varias veces su propio matrimonio con sus hijos entre 2011 y 2016

En el último bloque de fotos, publicado entre abril y julio de 2016, Louise luce un largo vestido de novia blanco y su esposo viste un traje. Un imitador de Elvis Presley sostiene un micrófono y posa con la pareja y sus hijos en una escena que recuerda a una boda en Las Vegas. 

Nueve niñas, todas con cabello largo y oscuro, llevan vestidos con motivo escocés fucsia y blanco, todos iguales, con medias blancas, mientras que una bebé tiene puesto un vestido rosa brillante. Tres niños, con el pelo oscuro con un corte taza como David Turpin, visten trajes con corbatas rojas. 

"Es realmente muy, muy triste, desgarrador", dijo Jamelia Adams, una vecina de la familia de 39 años

Enfrentan dura recuperación 

"Si uno puede imaginar tener 17 años y parecer de 10, estar encadenado a una cama, estar desnutrido y tener lesiones como consecuencia, a eso lo llamaría tortura", dijo el jefe de policía de Perris, Greg Fellows, en una rueda de prensa este martes.  

Los oficiales también asumieron inicialmente que el resto de los hermanos eran menores de edad, pero quedaron "conmocionados" al descubrir que siete tenían en realidad entre 18 y 29 años.

Greg Fellows, jefe de la policía del condado de Perris. AP / S. Lim 

Los 13 fueron llevados a hospitales de la zona, tratados por desnutrición y sometidos a otras pruebas de diagnóstico. 

"Las necesidades a largo plazo de estos niños serán psicológicas y psiquiátricas debido a los periodos prolongados de inanición y maltrato", dijo Sophia Grant, directora médica de la unidad de abuso infantil del Riverside University Health System.

Mark Uffer, director del centro médico regional Corona, donde están internados los mayores de 18 años, describió su estado como "estable". 

"Están cómodos y se encuentran en un entorno muy seguro", dijo. "Han pasado por una experiencia muy traumática. Puedo decir que son muy amables. Son muy cooperativos, y creo que tienen la esperanza de que la vida mejore después de esto".
 

DR