Jueves, 23 de Enero 2020
Internacional | Siete soldados resultaron heridos esta mañana en un atentado con bomba perpetrado contra ellos

Tres Muertos y 33 heridos por la violencia islamista en el sur de Tailandia

Tres personas murieron y 33 han resultado heridas en diversos ataques perpetrados en los últimos tres días

Por: EFE

BANGKOK.- Tres personas murieron y 33 han resultado heridas en diversos ataques perpetrados en los últimos tres días por supuestos rebeldes musulmanes en el sur de Tailandia, informaron hoy fuentes policiales.

Siete soldados resultaron heridos esta mañana en un atentado con bomba perpetrado contra ellos cuando escoltaban a un profesor de escuela en Narathiwat, una de las tres provincias de mayoría musulmana en la budista Tailandia.

Los maestros, junto con la Policía y el Ejército, son el gremio más castigado por la violencia islamista, al ser considerados los artífices de la imposición de los valores budistas por parte del Gobierno.

El resto de incidentes ocurrieron el pasado sábado. Presuntos independentistas musulmanes asesinaron a disparos a dos voluntarios locales de las fuerzas de seguridad en una localidad de Narathiwat.

Casi al mismo tiempo y en la misma provincia, una vendedora de 47 años falleció y otras 19 personas fueron heridas al estallar una bomba casera fabricada con una bombona de gas de 50 kilos, que destrozó la fachada de un edificio.

Un grupo de rebeldes mataron de dos disparos al subdirector de un colegio que supuestamente trabajaba como informante de la Policía cuando se dirigía a la mezquita para realizar sus oraciones matutinas.

Cuatro paramilitares contratados por el Gobierno resultaron heridos al sufrir una emboscada de rebeldes armados con rifles M16 en una carretera secundaria de Narathiwat.

En la provincia de Yala, un mecánico de 35 años sobrevivió después de ser acribillado a tiros por un grupo de presuntos islamistas cuando viajaba en su motocicleta.

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, viajó hoy a Malasia para abordar el conflicto armado en las provincias musulmanas de Pattani, Yala y Narathiwat, que fueron incorporadas a Tailandia principios del siglo XX.

Los ataques con armas ligeras, asesinatos y atentados con bomba, se suceden a diario en estas tres provincias sureñas, pese al despliegue de 31.000 agentes de las fuerzas de seguridad y la declaración del estado de excepción.

Más de 3.500 personas han fallecido desde que la guerrilla retomó las armas en 2004.

Temas

Lee También