Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Noviembre 2018
Internacional | El próximo mandatario tiene un restaurante favorito en Chicago llamado Topolobampo

Sopa azteca y guacamole, dentro del gusto culinario de Barack Obama

La preferencia de Obama por la comida mexicana ha levantado rumores de que Rick Bayless, podría ser invitado a la Casa Blanca como el cocinero oficial

Por: EFE

CHICAGO, ESTADOS UNIDOS.- La sopa azteca y el guacamole estarán presentes con frecuencia en las cenas de la Casa Blanca los próximos cuatro años, debido a la preferencia del presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, por los platillos mexicanos.  

El próximo mandatario tiene un restaurante favorito en Chicago llamado Topolobampo, que desde el 4 de noviembre pasado había dejado de frecuentar a causa de los fuertes controles de seguridad implementados a su alrededor.  

Pero el pasado sábado 29, durante el asueto por el Día de Gracias, para sorpresa de comensales y personal de este sitio, Obama llegó con su esposa y unos amigos a cenar sin que la prensa se enterara de ello.  

'Había poca gente cenando. Ellos llegaron acompañados de unos amigos y de 20 guardias que se repartieron en la planta de arriba, en la cocina, el baño, afuera, y tres se sentaron en una mesa', relató el ayudante de cocina David D´Loera.  

'El y su señora saludaron de mano a los otros clientes y luego se sentaron a cenar tranquilos. Sólo se acercaron los dos meseros que atendieron la mesa', agregó Mario, uno de los varios empleados de origen mexicano que laboran en ese restaurante.  

Obama pidió, como de costumbre, la sopa azteca y el guacamole, así como varias margaritas, su bebida favorita, además de un platillo yucateco. Conversó por varias horas y dejó el lugar antes de las 23:00 horas.  

'Aunque no dejaron que los empleados tuviéramos trato con él, se podía ver que sigue siendo una persona sencilla, se veía relajado. Ya no había venido desde hace un mes', dijo D´Loera, un estadunidense de origen mexicano.  

El Topolobampo, también conocido como "Topolo", es un restaurante pequeño de alta cocina, con capacidad para 70 personas, que se encuentra ubicado en el 445 North de la calle Clark, en pleno centro de la ciudad de Chicago.  

Es propiedad del chef Rick Bayless, se maneja principalmente con reservaciones -en la actualidad hasta con dos semanas de anticipación- y tiene un costo promedio por persona de 30 a 50 dólares.  

A un lado funciona el Frontera Grill, un restaurante hermano de mayor colorido y atención, abierto todo el día, siempre concurrido y donde las margaritas circulan con mayor velocidad.  

El "Topolo" tiene 20 años de funcionar, es elegante y está decorado con cuadros de artistas mexicanos comprados por Bayless durante sus largos viajes a México, como Rufino Tamayo, Rodolfo Morales, Enrique Flores, Arnulfo Mendoza, entre otros.  

El Frontera Grill, que funciona desde 1987, muestra una colección de máscaras artesanales, el 'Topolo' agrega a su decoración pequeñas recreaciones de actividades con calaveras. Ambos sitios comparten la puerta de entrada y el bar.  

El menú del Topolobampo tiene un toque de sofisticación en su sabor y presentación. Se pueden degustar desde tacos de filete con guacamole, pasando por los chilaquiles con carne de cerdo hasta una langosta en salsa de árbol.  

Cada mes el chef cambia el menú para ofrecer la variedad de sabores de los diversos platillos regionales mexicanos, y el restaurante ha sido premiado en varias ocasiones como uno de los cinco mejores de Estados Unidos.  

La preferencia de Obama por este restaurante y por la comida mexicana ha levantado rumores de que su propietario, Rick Bayless, podría ser invitado a la Casa Blanca como el cocinero oficial.  

Sin embargo, Bayless, autor de libros sobre comida mexicana y chef de programas de televisión, ha declarado que Obama no lo ha invitado todavía, pero para él sería complicado dejar sus restaurantes y vivir en Washington con su esposa Deann y su hija Lanie.  

Bayless pertenece a una familia de restauranteros de Oklahoma, se graduó en estudios españoles y latinoamericanos, es Doctor en Linguística Antropológica por la Universidad de Michigan; organiza viajes culturales a México y atiende una fundación altruista contra el hambre.  

En los gustos culinarios de Obama, los medios de comunicación incluyen otros restaurantes, algunos de los cuales visita de forma esporádica o ha dejado de visitar como el MacArthur´s, ubicado en un vecindario afro-estadunidense, al oeste de Chicago, que Obama mencionó en su libro 'La Audacia de la Esperanza'.  

Ese sitio, de clase media, es atendido y frecuentado por afroestadunidenses, muestra fotos de políticos de esa raza, pero ninguna de Obama, sólo la página enmarcada del Chicago Tribune que incluye al restaurante dentro del 'tour no autorizado' para los simpatizantes de Obama.  

En el lugar, donde se escoge y paga la comida en fila, el personal tiene prohibido hablar del tema, ni una palabra, y se limita a brindar una sonrisa y un "disculpe" como respuesta.  

Se sabe por algunas crónicas realizadas antes de la elección, que Obama acostumbraba ir una vez a la semana al McArthur´s, su platillo favorito eran las piernas de pavo enteras acompañadas con arroz, y tenía prolongadas platicas con los vecinos.  

Otros sitios frecuentados por el presidente electo son la cafetería Valois, ubicado muy cerca de su casa; el Roy's, en el centro de la ciudad; el italiano Spiaggia, sobre la avenida Michigan, y donde cenó pocos días después de la elección.  

Además, se mencionan la pizzería Italian Fiesta, cercana a su hogar; el California Pizza Kitchen; las hamburguesas de RJ Grunts, en Lincoln Park, y hasta el McDonald's de la calle 115, al que acudía cuando trabajaba como activista comunitario.  

En tanto, Michelle Obama tiene un restaurante favorito, el cual visita con frecuencia con sus amigas, el Sepia, ubicado muy cerca de la boutique de su diseñadora María Pinto, también en el centro de la ciudad.  

Las preferencias culinarias de los Obama se mantienen como tema de análisis en los medios electrónicos locales, quienes especulan sobre cuál será el cocinero que elijan para la Casa Blanca.  

A la fecha no hay ningún nombre seguro, pero en lo que se coincide es que la próxima pareja presidencial no abandonará su gusto por la sopa azteca, el guacamole y las margaritas.

Temas

Lee También

Comentarios