Viernes, 24 de Enero 2020
Internacional | Cientos de miles de personas volvieron a manifestarse

Miles toman las calles en apoyo a reelección de Ahmadinejad: Irán

El gobierno impidió que los medios extranjeros cubrieran la manifestación en el norte de Teherán

Por: AP

TEHERAN, IRÁN.- Miles de personas con banderas iraníes e imágenes del líder supremo del país participaron el martes de una manifestación convocada por el régimen teocrático de Irán, en un aparente intento por reconquistar las calles tras masivas protestas de la oposición y el anuncio de que habrá un recuento de votos en la cuestionada elección presidencial.

El gobierno impidió que los medios extranjeros cubrieran la manifestación en el norte de Teherán, en la que funcionarios gubernamentales alentaron a la multitud a no permitir que la elección divida al país y dijeron que los disturbios no son una amenaza para el sistema islámico de Irán.

El gobierno religioso parece intentar diluir la furia popular y eliminar los disturbios al anunciar que habrá un recuento limitado de votos mientras restringe el trabajo de la prensa extranjera y realiza muestras de fuerza al sacar a sus simpatizantes a la calle.

''Esta nación protegerá y defenderá su revolución como sea'', dijo Gholam Ali Haddad Adel, un importante legislador que apoya al presidente Mahmud Ahmadinejad, mientras la multitud en la plaza Vali Asr levantaba sus puños y lo ovacionaba, según mostró la televisión estatal.

Los medios oficiales iraníes dijeron que el gobierno organizó la manifestación para exigir castigo a quienes protestaron con violencia el lunes luego del acto masivo de los simpatizantes del candidato proreformista Mir Hossein Mousavi, quien asegura que ganó la elección. Mousavi ha pedido al gobierno que anule la victoria de Ahmadinejad y organice una nueva elección.

El líder supremo, ayatolá Alí Jamenei, dijo el lunes que el gobierno investigaría la elección, en una decisión que al parecer apunta a calmar la furia de los manifestantes.

Sin embargo, cientos de miles de personas volvieron a manifestarse en uno de los desafíos más grandes que el gobierno de Irán ha enfrentado desde que tomó el poder en la Revolución Islámica de 1979.

Siete personas murieron el lunes en los enfrentamientos que siguieron a la protesta, según la radio estatal iraní, en lo que fue la primera confirmación oficial de muertes relacionadas con la controvertida elección.

Algunos testigos dijeron que vieron a gente que disparaba desde el techo de un edificio usado por una milicia que cuenta con apoyo del estado, luego de que simpatizantes de Mousavi prendieron fuego al edificio e intentaron entrar.

Los proreformistas habían anunciado más manifestaciones para el martes pero Mousavi dijo en un mensaje en su sitio web que no participaría en ninguna y pidió a sus simpatizantes que ``no caigan en la trampa de los disturbios callejeros'' y ``ejercieran autocontrol''.

Ahmadinejad, en tanto, llegó a Rusia el martes para asistir a una cumbre regional de seguridad, luego de haber aplazado el viaje por un día, pero no mencionó la elección ni los disturbios, aunque sí criticó a Estados Unidos al decir que ``no hay esperanza'' para resolver su crisis económica.

Los periodistas extranjeros que llegaron a Irán para cubrir las elecciones del viernes comenzaron a abandonar el país el martes luego de que las autoridades anunciaron que no renovarían sus visas. El gobierno también restringió el trabajo de otros reporteros, al decir que sólo podían trabajar en sus oficinas.

La oferta hecha por el Consejo Guardián de un recuento en determinados distritos electorales fue la primera acción directa de las autoridades por resolver demandas de irregularidades hechas por los rivales del presidente Ahmadinejad.

La televisión estatal, citando a Abbas Ali Kadkhodaei, dijo que el recuento se limitará a centros de votación donde los candidatos aseguran que ocurrieron irregularidades, pero no quedó claro de inmediato cuándo comenzará el recuento ni cuántas urnas serán incluidas.

Los resultados electorales, que mostraron una cómoda victoria para el presidente Ahmadinejad, generaron la peor violencia que Teherán ha experimentado en 10 años. Los partidarios de Mousavi aseguran que los votos fueron manipulados para reelegir al actual presidente.
 

Temas

Lee También