Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 13 de Diciembre 2018
Internacional | Especialistas buscan cómo sustituir el uso de la leña y el carbón vegetal

Los expertos calculan el costo de aplicar la 'energía verde'

El dióxido de carbono, responsable del 'efecto invernadero' y producido por el hombre, no sólo se genera en la combustión de petróleo y carbón mineral: 2.400 millones de personas dependen casi exclusivamente de la quema de biomasa, principalmente leña, y el 35 por ciento de la energía consumida en los países en desarrollo -el 90 por ciento en África- procede de este recurso.

Por: EL INFORMADOR

Montecarlo.- El consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA) discutirá sobre los costos de pasar de la energía negra del carbono a una verde y limpia, quién lo paga y cómo. Todo estos en su décima Sesión Especial, a celebrarse esta semana en Mónaco.

>

La cita, que reúne a partir del miércoles a cerca de cien ministros y un millar de expertos, será precedida el martes por la IX Sesión del Foro de la Sociedad Civil, que reunirá a las ONGs convocadas por el Consejo.


El objetivo es subrayar que, ante el cambio climático, el coste de no hacer nada o no hacer necesario será mucho mayor, a largo plazo, que el precio de iniciar ya la transformación de la economía mundial, basada por ahora en la energía producida por los combustibles fósiles.


La dirección del cambio, según los redactores de un informe del PNUMA, presididos por el profesor Hartmut Grabl, director del Instituto Max Planck para la Metrología, está clara: incrementar la eficiencia energética, apoyar sin reservas la producción basada en recursos renovables y reducir drásticamente la dependencia del petróleo y del carbón.

>

A largo plazo, según este documento, se trata de empezar una revolución: "Abrir el camino hacia la Era Solar".


Para el Consejo del PNUMA, la transformación no sólo es posible, sino que se puede financiar "si, sumadas a un uso intensivo de los mecanismos ya existentes (como las instituciones crediticias internacionales), y a nuevos incentivos para los inversores privados, se aplican innovadoras fuentes de financiación, como tarifas (user charges) sobre los bienes globales".

>

Probablemente, durante las sesiones del Consejo se especificará esta propuesta y se definirá el concepto de "bienes globales".


Para que esta transformación energética se produzca -y sigue el documento de trabajo del PNUMA- se deberá proceder "paso a paso y de forma dinámica", adaptando el cambio a los cambios, "porque nadie puede predecir hoy con certeza el desarrollo tecnológico, económico y social en los próximos cincuenta o cien años".


Los expertos han preparado un resumen de la situación medioambiental en el que destacan que el ochenta por ciento de la energía que se consume en el mundo se basa en los combustibles fósiles, lo que ha producido ya un efecto invernadero que ha aumentado 0,74 grados la temperatura media de la Tierra en solo un siglo.


Para el siglo siguiente, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático augura un incremento de la temperatura entre 1,8 y 4 grados, "dependiendo del comportamiento de humano y sin tener en consideración eventuales medidas correctoras", es decir, si no se hace nada o se hace mal.


Los expertos consideran que un aumento de sólo dos grados en la temperatura media de la tierra tendría efectos devastadores sobre la humanidad.


A partir de ahí, el aumento de la temperatura podría tener consecuencias semejantes a los radicales cambios del Cretácico (100-65 millones de años), era en la que durante todo el periodo grandes masas de dióxido de carbono se fueron depositando lentamente y convirtiendo en los actuales hidrocarburos, combustibles que el hombre está devolviendo bruscamente a la atmósfera.


El dióxido de carbono producido por el hombre no sólo se genera en la combustión de petróleo y carbón mineral: 2.400 millones de personas dependen casi exclusivamente de la quema de biomasa, principalmente leña, y el 35 por ciento de la energía consumida en los países en desarrollo -el 90 por ciento en África- procede de este recurso.

>

La leña y el carbón vegetal tienen su parte en el efecto invernadero, pero también tienen otras consecuencias letales: según la Organización Mundial de la Salud, estos combustibles causan la muerte, por intoxicación o asfixia, de más de un millón y medio de personas al año.


Según los expertos del PNUMA, para mantener el calentamiento de la Tierra en unos limites tolerables las emisiones de dióxido de carbono se tienen que reducir como mínimo en un 30 por ciento desde los niveles de 1990 para el año 2050.


En los países industrializados, esto supone una drástica reducción del 80 por ciento.


En el informe del consejo aparece una situación mundial preocupante: "Aumentos en las temperaturas promedio del aire y de los océanos, extenso derretimiento de la nieve y los hielos, y aumento del nivel medio del mar".


Entre otras repercusiones importantes figuran "cambios en la disponibilidad de agua, la degradación de los suelos, la seguridad alimentaria y la pérdida de diversidad biológica; el aumento previsto de la frecuencia e intensidad de las olas de calor, las tormentas, las inundaciones y las sequías".


"Si las tendencias actuales continúan -dice el informe-, antes de 2025 aproximadamente 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con escasez absoluta de agua, y dos terceras partes de la población mundial sufrirían déficit hídrico".


"Aunque se ha dado marcha atrás en la disminución de la superficie de los bosques de zonas templadas, que han experimentado un aumento anual de 30.000 kilómetros cuadrados entre 1990 y 2005, la deforestación en los trópicos continuó a un ritmo anual de 130.000 kilómetros cuadrados durante el mismo período".


El informe destaca que hay una lista de "más de 16.000 especies amenazadas de extinción". Según los expertos, todavía estamos a tiempo de evitar que en el futuro el ser humano forme parte de esa lista.


EFE/ EL INFORMADOR/ Redacción/ EMD 18/ 02/ 08

Temas

Lee También

Comentarios