Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 18 de Noviembre 2019
Internacional | La involuntaria colaboración de John McCain y Hillary Clinton podrían restarle un buen puñado de votos a Obama

Hillary le pega a Obama y beneficia a McCain

La imagen de Obama como un “extremista peligroso” que no ama el “estilo de vida americano”, se ha convertido en el mejor reclamo de los republicanos

Por: SUN

WASHINGTON .— En su decidida lucha por la nominación presidencial, la aspirante demócrata Hillary Clinton se ha convertido en una extraña compañera de viaje del republicano John McCain, en una empresa en común: evitar el triunfo de Barack Obama.

Como parte de una colaboración, apurada por las circunstancias y la estrategia política, la misma munición empleada por Hillary, a lo largo de una desaseada campaña de insidias contra Obama, es la que hoy nutre la campaña política de McCain en Carolina del Norte y la de otros candidatos del Partido Republicano en estados como Louisiana y Nuevo México.

La imagen de Obama como un “extremista peligroso” que no ama el “estilo de vida americano”, se ha convertido en el mejor reclamo de los republicanos, gracias a la campaña abonada por Hillary Clinton en estados como Ohio y Pennsylvania.

Como botón de muestra, la decisión del comité estatal del Partido Republicano en Carolina del Norte que, a pesar de las protestas de su virtual candidato a la presidencia, ha decidido bombardear al electorado con un video en el que el senador por Illinois es presentado como “un extremista” por sus vínculos con el polémico predicador, Jeremiah Wright.

“Les he dicho que somos el partido de Abraham Lincoln, de Theodore Roosevelt y de Ronald Reagan y que esta campaña es inaceptable. Pero no me han hecho caso porque han perdido contacto con la realidad”, aseguró McCain al tratar de justificar su falta de autoridad para contener la campaña negativa contra Obama. Una ofensiva que, con todo y sus protestas, le beneficiará ampliamente en Carolina del Norte y, por añadidura, a Hillary Clinton, en un estado donde la senadora por Nueva York se encuentra a 15 puntos de distancia de Obama.

Considerado como un estado clave, para recomponerse de las derrotas en Ohio y Pennsylvania, Carolina del Norte es el terreno propicio para una victoria de Obama. Sin embargo, la involuntaria colaboración de John McCain y Hillary Clinton podrían restarle un buen puñado de votos que Obama necesita no sólo para ampliar su margen de ventaja en el voto popular y en la contabilidad de delegados, sino, sobre todo, para convencer al grupo de superdelegados que hoy se debaten en la duda, tras el golpe propinado por Hillary en Pennsylvania.

“Obama ha conseguido recaudar tres veces más dinero que nosotros en Carolina del Norte. Pero, como ya demostramos en Pennsylvania, el dinero no siempre compra el amor del electorado”, aseguró Ace Smith, director de campaña de Clinton en Carolina, en alusión al rechazo del voto blanco y poco educado por Obama.

“En Carolina del Norte, Obama está obligado a ganarnos por dos dígitos de ventaja. Sólo así podrá demostrar a los superdelegados que es más elegible que Hillary Clinton”, aseguró Smith responsable de la campaña cuesta arriba de Clinton.

SUN 26-04-2008  09:40 LNA

Temas

Lee También

Comentarios