Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 18 de Enero 2019
Internacional | Los manifestantes demandan más libertades y justicia social

Continúan protestas semanales en Marruecos

Como cada domingo, desde hace varias semanas, miles de manifestantes salieron a las calles de Marruecos para reclamar libertad y justicia; se retiraron con la promesa de reanudar el próximo domingo de nueva cuenta las manifestaciones

Por: EFE

Cada domingo salen miles de manifestantes a las calles de Rabat, Marruecos. EFE  /

Cada domingo salen miles de manifestantes a las calles de Rabat, Marruecos. EFE /

RABAT, MARRUECOS (24/JUL/2011).- El Movimiento 20 de febrero volvió a sacar a las calles de varias ciudades de Marruecos a miles de personas que se manifestaron en demanda de más libertades y justicia social, en unas protestas que se repiten cada domingo desde hace varias semanas.

Convocados a través de las redes sociales, jóvenes de tendencias izquierdistas, mezclados con los islamistas de Justicia y Caridad (movimiento ilegal, pero semi tolerado) recorrieron el centro de Rabat y llegaron hasta el Parlamento, ante cuya entrada protagonizaron una sentada pacífica.

"¿Por qué nosotros somos pobres y vosotros ladrones?", gritaban hacia la cámara legislativa, con eslóganes como "Viva el pueblo", "El pueblo quiere que caiga la tiranía" y otros lemas criticando la acumulación de poderes del rey Mohamed VI, sin citarlo por su nombre.

Una veintena de personas que enarbolaban banderas marroquíes y retratos del monarca intentaron enfrentarse a ellos con gritos como "traidores" y "viva el rey", pero la policía se interpuso entre ambos grupos para evitarlo.

Dos horas después de salir a la calle, los manifestantes se dispersaron con la promesa de volver de nuevo el próximo domingo "hasta la victoria".

Protestas similares habían sido convocadas en ciudades como Mohamedía, Tiflet o Jemiset, en las cercanías de Rabat, en todos los casos por activistas del 20 de febrero.

Según los observadores en incluso varios activistas del 20 de febrero, el movimiento corre el riesgo de diluirse si no presenta un proyecto de reformas políticas concretas y abandona, por un lado, su discurso puramente opositor, y por otro, su radical horizontalidad que le impide tener estructuras ni líderes conocidos.

Por ejemplo, el movimiento no parece tener la menor intención de presentar una plataforma o una lista, o de apoyar a algún grupo concreto, en las próximas elecciones que se celebrarán casi con seguridad a principios de octubre, con lo que pueden quedar ausentes del debate político.

Temas

Lee También

Comentarios