Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
Internacional | Castañeda consideró que sin duda lo último que quisiera Obama es verse obligado a afrontar una crisis cubana.

América Latina es fuerte reto para Obama: Castañeda

Obama deberá enfrentar la crisis financiera internacional

Por: NTX

Madrid,España.- Cuando Barack Obama asuma la presidencia de Estados Unidos, tendrá que afrontar un gran número de desafíos, entre ellos los retos de América Latina, donde varias señales no auguran nada bueno, advirtió el analista mexicano Jorge Castañeda.  

En un artículo de opinión en el diario español El País, el ex secretario de Relaciones Exteriores en la administración de Vicente Fox da la bienvenida a Obama, quien asumirá el cargo el próximo 20 de enero, a los retos de Latinoamérica.  

Señaló que entre varios desafíos, Obama deberá enfrentar la crisis financiera internacional, su creciente contagio de la economía real, los posibles colapsos económicos en el horizonte de varios países y salir de Irak sin dejar un tiradero.  

Asimismo, entrar a Afganistán sin agravar el tiradero ya existente y evitar un enfrentamiento de Israel con Irán.  

Castañeda enfatizó que por si fuera poco, es posible que deba afrontar también retos procedentes de una región que no conoce y que, sin embargo, le ha dado más de un dolor de cabeza a varios presidentes norteamericanos: América Latina.  

El ex canciller citó primero el caso de Nicaragua, país emblemático para Estados Unidos, y donde recientemente se acusa al Frente Sandinista de haber cometido fraude electoral en las elecciones municipales del 9 de noviembre.  

"El problema no se antojaría tan grave si no fuera por el silencio ensordecedor en la región latinoamericana, y en España también, que ha acompañado a este atropello", subrayó.  

La oposición puede, y quizá lo intente, lograr que se suspenda la ayuda de Estados Unidos y de la Unión Europea a Nicaragua, y se interrumpan los créditos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre otros, por violaciones a diversos instrumentos internacionales, dijo.  

"Eso obligará a definiciones, de todos, pero principalmente de Obama", aseveró.  

Castañeda también se refirió a Venezuela, donde a pesar de amenazas constantes, de una manipulación descarada de los medios y del presupuesto, no se cumplieron los deseos de Hugo Chávez.  

"Si la historia de los últimos 10 años nos dice algo, es que cada vez que Chávez se encuentra en problemas, responde al revés con radicalidad: pega manotazos, nacionaliza empresas, ataca vecinos y adversarios, y profundiza el camino al 'socialismo del siglo XXI".

Consideró que entre sus reacciones próximas podrían haber más nacionalizaciones de empresas extranjeras, más cierres o una mayor censura a los medios críticos.  

Asimismo, la designación de vicealcaldes y vicegobernadores en todos los municipios y estados del país, arrebatándole el poder a los funcionarios electos, cambiar la Constitución para volver a presentarse en 2013 y buscar o fortalecer alianzas extrañas como Rusia, Irán, China.  

El también profesor de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Nueva York sostuvo que en un mundo ideal, Obama preferiría seguir con la política de George Bush hacia Chávez, poner la otra mejilla, aunque pronto acabaría con ambas mejillas bastante enrojecidas.  

Además, los reveses de Chávez en los comicios, la caída del precio del petróleo, las crecientes dificultades de sus diversos aliados como Argentina, Bolivia, Nicaragua, Cuba y Ecuador, pueden volver inviable dicha continuidad.  

Para Castañeda, el tercer problema, por supuesto, es Cuba, 'detonante de pesadillas para tres presidentes norteamericanos demócratas, a saber: Kennedy, Jimmy Carter y Bill Clinton'.  

Auguró que un sector importante del Partido Demócrata va a empezar a presionar al presidente Obama para que emprenda una normalización con La Habana.  

"Muy posiblemente haga algo casi al inicio de su mandato: suspender las restricciones a los viajes y al envío de remesas de cubano-americanos a la isla", añadió.  

"El problema de Obama yace en que el embargo es desde 1994 un acto del Congreso, y no un decreto del Ejecutivo como lo había sido desde 1962", expuso.  

"Necesita 60 votos en el Senado para levantarlo unilateralmente, y sortear las trampas y los desafíos que seguramente el Gobierno de Cuba le tenderá durante las primeras semanas o meses de su residencia en la Casa Blanca", abundó.  

Castañeda consideró que sin duda lo último que quisiera Obama es verse obligado a afrontar una crisis cubana, migratoria, internacional o interna, durante los primeros meses de su Gobierno, o juntar los votos en el Senado para levantar el embargo y darles gusto a los latinoamericanos.  

Temas

Lee También

Comentarios