Lunes, 22 de Julio 2024
Internacional | El 'hombre fuerte' quiere convertir el referéndum constitucional en plebiscito

Al Sisi se presentará a elecciones si Egipto lo pide

El 'hombre fuerte' quiere convertir el referéndum constitucional en plebiscito

Por: EL INFORMADOR

Al Sisi vinculó su llamamiento a votar  masivamente a favor del 'Sí' con su futuro político. AFP /

Al Sisi vinculó su llamamiento a votar masivamente a favor del 'Sí' con su futuro político. AFP /

EL CAIRO, EGIPTO (12/ENE/2013).- El jefe del Ejército y hombre fuerte de  Egipto, el general Al Sisi, que destituyó al presidente islamista Mohamed  Mursi, exhortó a los egipcios a votar masivamente "Sí" el martes y el miércoles  en el referéndum sobre la nueva Constitución, que quiere convertir en un  plebiscito sobre su persona.

Abdel Fatah al Sisi dijo el sábado que se presentará a las elecciones  presidenciales previstas en 2014 si "el pueblo lo pide" y si el ejército apoya  su candidatura.  

Seis meses después del derrocamiento de Mohamed Mursi, el gobierno interino  instalado por el ejército reprime implacablemente, con el apoyo de una amplia  mayoría de la opinión pública, a los partidarios del primer presidente civil y  único elegido democráticamente en Egipto, y en especial a los miembros de su  influyente cofradía, los Hermanos Musulmanes.

Los analistas consideran que para el nuevo poder este escrutinio es una  forma de obtener una garantía popular por parte de los 53 millones de electores  del país.

"Necesitan un voto de confianza popular y claro, que permita al general Al  Sisi presentarse a las presidenciales si así lo decide", estima Andrew Hammond,  experto del European Council on Foreign Relations.

El referéndum es una "prueba" para "el orden post-Mursi" que permitirá  también medir "la popularidad de Al Sisi", coincide Isandr el Amrani, director  de proyecto en el norte de África de International Crisis Group. Además, la  votación del martes y el miércoles "se presenta explícitamente de esta forma  por la élite en el poder", señala.

El general Al Sisi, ministro de Defensa y viceprimer ministro además de  jefe del Ejército, es de lejos el dirigente más popular del país. Pero es una  pesadilla para los islamistas favorables a Mursi, que le acusan de "golpe de  Estado militar" y llaman a boicotear el referéndum.

Al Sisi anunció el 3 de julio la destitución de Mursi y nombró a un  presidente de transición, al que exigió en su discurso que organizara  elecciones "libres" en la primera mitad de 2014.

Más de mil personas han muerto desde entonces en la represión contra los  Hermanos Musulmanes, y miles de ellos, entre los que se encuentran casi todos  sus dirigentes, han sido detenidos. Al igual que Mursi, son juzgados por  incitación al asesinato de manifestantes cuando estaban en el poder y se  enfrentan a la pena de muerte.

Candidato 'si el pueblo lo pide'

Para justificar su golpe de fuerza del 3 de julio, el general Al Sisi  recordó los millones de manifestantes que reclamaron el 30 de junio la dimisión  de Mursi, al que acusaban de querer islamizar la sociedad a marchas forzadas y  de no haber conseguido enderezar una economía al borde de la bancarrota.

En su discurso del sábado, Al Sisi vinculó su llamamiento a votar  masivamente a favor del "Sí" con su futuro político, asegurando que será  candidato si el pueblo "lo pide".

El proyecto de constitución no incluye las referencias religiosas añadidas  bajo la presidencia de Mursi, pero incrementa los ya amplios poderes el  Ejército.

Al Sisi parece haber confirmado el sábado lo que analistas y altos  responsables presagiaban: el referéndum se presenta como un plebiscito, pues el  nuevo proyecto de constitución no presenta grandes cambios con respecto a la  anterior ley fundamental.

Lo esencial del poder sigue recayendo en manos del presidente y el ejército  continúa siendo el pilar del sistema.

El ejército desplegará 160 mil soldados que aseguren la seguridad de los  alrededor de 30 mil colegios electorales del país, ante el temor de atentados,  que puede motivar que muchos electores se queden en casa.

Desde la caída del también militar Hosni Mubarak tras una revuelta popular  a principios de 2011 y tras 30 años en el poder, los egipcios han acudido en  tres ocasiones a las urnas para pronunciarse sobre textos o enmiendas  constitucionales.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones