Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Un mapa antiguo

Un mapa antiguo

Un mapa antiguo

GUADALAJARA, JALISCO (31/JUL/2016).- Conrado Peutinger fue un humanista nacido en Augsburgo en 1465. Fue un auténtico hombre del Renacimiento, que escribió sobre epigrafía, historia y economía, mantuvo correspondencia con Erasmo y otros sabios de la época y era un personaje prominente en la corte de Maximiliano de Austria. En 1508 heredó de su amigo el poeta Conrado Bickel (o Conradus Celtes), bibliotecario del emperador, un curioso mapa dibujado alrededor de 1265 y que hasta la fecha lleva el nombre de Tabula Peutingeriana.*


    Se trataba de una copia, o más bien de una compilación, de mapas mucho más antiguos, hecha al parecer por un monje de Colmar, en Alsacia. El cartógrafo anónimo recurrió a fuentes que se remontaban a la primera mitad del siglo I AC. Se cree que puede ser copia del mapamundi hecho por el romano Marco Vipsanio Agripa (64-12 AC) para el emperador Augusto, que se grabó en mármol y estaba en el pórtico de Vipsania, cerca de la Ara Pacis, en la vía Flaminia de Roma.
    Se sabe por Plinio el Viejo (Historia Natural) que el mapa fue actualizado varias veces, por ejemplo para incluir las conquistas romanas de Britania, Dacia y Mesopotamia. Se observa que los añadidos más recientes datan del siglo IV DC, pero que el cartógrafo que los incluyó no estaba al tanto de todos los cambios ocurridos en los tres siglos y medio entre el tiempo de Agripa y su propia época (aparece Pompeya, destruida en 79, pero también Constantinopla, fundada en 328). En todo caso, el documento muestra todo el Imperio romano y más; va desde Iberia y Marruecos hasta la India y Ceilán, e incluso se menciona a China. Marca unas 555 ciudades y cerca de 3,500 nombres de lugares.


    El códice de Peutinger tiene once secciones, y mide casi 7 metros de largo por 33 centímetros de ancho. Pero falta la primera, la más occidental. Peutinger tenía la intención de publicarlo, pero murió antes de hacerlo. Su familia lo mandó copiar, y gracias a esa copia fue publicado en 1598 en Amberes por Abraham Ortelius. No se puede exagerar la importancia de ese cursus publicus, que registra todas las vías romanas (unos 200 000 kilómetros de caminos) y gracias al cual los especialistas han tenido acceso a la geografía antigua. Aunque es una tira rectangular, indica las distancias de manera bastante atinada, lo cual hace relativamente fácil identificar los asentamientos antiguos (es más parecido a un plano del Metro que indica recorridos que a un mapa moderno).


    La Tabula Peutingeriana se perdió de vista durante muchos años, pero apareció en 1714, y ya para mediados del siglo volvió a la biblioteca imperial austriaca. El primer erudito moderno que la estudió a profundidad fue el alemán Konrad Miller, que publicó su trabajo entre 1895 y 1898 y también reconstruyó la sección faltante. Hoy en día el mapa se conserva en la Biblioteca Nacional de Austria y en 2007 fue inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.  
 
*http://www.hs augsburg.de/~harsch/Chronologia/Lspost03/Tabula/tab_pe00.html
* http://isaw.nyu.edu/exhibitions/space/tpeut.html

Lee También

Comentarios